Ciencia

Los países pioneros abren el derecho a los menores

Holanda

La Ley de Eutanasia entró en vigor en Holanda en 2002, e incluye tanto la practicada por el médico como la ayuda al suicidio, y la combinación de ambas. Si esta no se ciñe al procedimiento, existen penas de hasta 12 de años prisión, aunque ningún médico ha sido condenado por mala praxis. La norma cuenta con gran respaldo entre la población -un 88% en 2017, según el ministerio de Sanidad- y en las últimas décadas los casos han aumentado. En el año pasado, las notificaciones ascendieron un 8%, pasando de 6.091 (en 2016) a 6.585 personas. En su mayoría, se trataba de enfermos de cáncer incurable y con dolores insoportables.

La cifra aparece en el resumen anual efectuado por las Cinco Comisiones Regionales que la supervisan. A su vez, las autoridades sanitarias han constatado que “más de la mitad de los holandeses apoya la eutanasia en casos de demencia, trastornos psiquiátricos o ancianos sanos con ´cansancio vital´”.

La Ley evita la cárcel a los médicos si cumplen con los requisitos impuestos: asegurarse de que el enfermo ha pedido la eutanasia de forma repetida, voluntaria y consciente; que su sufrimiento es imposible de aguantar y sin perspectivas de mejora, y haber consultado con otro colega independiente. Lo que permanece son los problemas de conciencia de muchos facultativos.

EP