Internacional

Mientras los países de la región presionan a favor del diálogo, Nicolás Maduro baila salsa y acusa a opositores de «terroristas»

El conductor del régimen chavista amenazó con perseguir con la Justicia a quien llame a marchar sobre el palacio presidencial de Miraflores. Seis cancilleres firmaron una declaración y el papa Francisco dijo que apuesta “todo, de corazón”, por el éxito de las negociaciones

VENEZUELA. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, estrenó este martes el programa de radio llamado La hora de la salsa, un espacio que será transmitido de lunes a viernes entre las 12:00 y las 14:00 hora venezolana (18:00–20:00 GMT) con la participación eventual del jefe de Estado.

En esta primera emisión, Maduro estuvo acompañado por un productor de radio, junto con el que habló sobre los ritmos caribeños y presentó algunos temas musicales de salsa. Luego de la emisión del programa, el propio Gobierno difundió fotos del mandatario bailando.

Todo esto ocurre mientras que la comunidad internacional está muy preocupada por la grave crisis política, económica y social que golpea al país petrolero, y pidió un diálogo concreto y respetuoso entre el Gobierno y la oposición.

Los ministros de Exteriores de la Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Uruguay firmaron una declaración conjunta en la que expresan su «esperanza» en que el «proceso de diálogo» entre representantes del Gobierno y oposición de Venezuela «alcance resultados concretos en un plazo razonable».

Los ministros que suscriben el texto, divulgado por la Cancillería argentina, «reiteran su apoyo al acompañamiento del Vaticano y de los ex presidentes» en representación de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

«Y exhortan a que estimulen a las partes a concretar avances y gestos de acercamiento a la brevedad posible y a evitar todo acto de violencia y amenazas al proceso en marcha», remarca el texto.

El papa Francisco dijo que aunque desconoce qué pasará con el inicio de las negociaciones Gobierno-oposición en Venezuela, apuesta «todo» y «de corazón» por el diálogo por ser la única solución a los conflictos.

«El diálogo es el único camino para todos los conflictos. Si no se dialoga, se grita y no hay otra solución. Yo, de corazón, apuesto todo por el diálogo y creo que se tiene que ir por este camino», dijo en el vuelo de regreso a Roma desde Suecia preguntado por los medios que viajaban con él.

Calificó la situación como «compleja» y elogió a la «importante estatura política» de los negociadores, el ex presidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero y los ex mandatarios de Panamá Martín Torrijos y de República Dominicana Leonel Fernández.

Recordó «que ambas partes pidieron que la Santa Sede estuviera presente en la mesa de diálogo, y se designó al nuncio en la Argentina, Emil Paul Tscherrig».

Recalcó que «el diálogo es el único camino para salir de los conflictos» y que «si esto se hiciese en Medio Oriente se hubieran ahorrado muchas vidas».

El jefe de Estado de Venezuela dijo que quien llame a marchar hasta el palacio presidencial de Miraflores es un «criminal», y celebró la decisión de la oposición de suspender la movilización convocada para el jueves hasta la sede de Gobierno.

«A nadie se le puede ocurrir la idea de que van a ir a desalojar y a matar al presidente y el pueblo no va a hacer nada, ésas son ideas de guerra, son ideas criminales y el que llame a una marcha a Miraflores es un criminal», dijo Maduro.

El presidente hizo el comentario durante su programa de radio y televisión En contacto con Maduro, en el que señaló: «Celebro, como resultado de la instalación del proceso de diálogo, que la oposición haya tomado decisiones sensatas, yo las saludo».

Asimismo, celebró que «producto de esas conversaciones» se haya dado «la feliz decisión de suspender el proceso ilegal e inconstitucional que iban a activar hoy (por el martes)» al hacer referencia a las sesiones legislativas en las que se analizaba la responsabilidad del presidente en la «ruptura del hilo constitucional».

Este martes, el partido Voluntad Popular (VP) liderado por el opositor encarcelado Leopoldo López dio un plazo al presidente hasta el próximo 12 de noviembre para que vuelva «al carril de la Constitución» y señaló que para esa fecha debe haber información sobre una nueva elección presidencial. (INFOBAE)