Ciencia

Los padres de edad avanzada tienen hijos y nietos más longevos

La tendencia de tener hijos a edades cada vez más avanzadas puede influir en que los nuevas generaciones vivan más años que las anteriores.

ESTADOS UNIDOS. A medida que aparecen los síntomas propios del envejecimiento, los telómeros -extremos de los cromosomas en los que se empaqueta el ADN de las células- se acortan y aumenta la posibilidad de experimentar errores genéticos que conduzcan, por ejemplo, el cáncer.

Sin embargo, cuanta más edad tiene un hombre cuando se convierte en padre, más largos son los telómeros que tienden a tener sus hijos y, por lo tanto, mayor es su esperanza de vida, según se desprende de un estudio coordinado por Dan T. A. Eisenberg, de la Universidad Northwestern.

El estudio se basó en 2000 varones que tenían 15 y 43 años en el momento del nacimiento de sus hijos o hijas. Los científicos extendieron la investigación a una segunda generación, encontrando que el efecto detectado era acumulativo: cuanta más edad tenía el abuelo al nacer el padre, más largos eran los telómeros del nieto.

Ese segundo análisis incluyó a 234 nietos. Por lo tanto, retrasar la edad reproductiva en los hombres aumenta la longevidad y podría reducir las enfermedades asociadas al envejecimiento (demencia, párkinson, etc.).

No obstante, los científicos advierten que la investigación no debería ser tomada aún como una recomendación de que los hombres se reproduzcan a edades avanzadas, ya que estudios previos muestran que existe más riesgo de mutaciones y de autismo en la descendencia a medida que los progenitores envejecen.

Los investigadores hallaron que, si bien los telómeros se acortan con la edad en la mayoría de los tejidos, en el esperma los telómeros se alargan con la edad. A la vez, encontraron que los hombres cuyos padres eran mayores al momento de su nacimiento, tenían telómeros más largos.
Sin embargo, abstenerse hombres mayores de ponerse a tener hijos, pues aunque heredar telómeros largos podría parecer una ventaja que garantiza que sus hijos vivan más años, el reloj biológico del hombre también marca su ritmo y compensa esta ventaja con desventajas significativas como daños en el ADN y mutaciones en el esperma. (Internet/ La Nación)