Opinión

Los negreros del Siglo XXI

Jorge Norero

 

 

Es indudable, que la banda que fue capturada, por tráfico de influencias, asociación ilícita, debe tener más miembros y de muy alto nivel, entre los miembros del Gabinete y personas allegadas al Presidente.

Fue el ex ministro de agricultura de apellido Flores, quien denunció que por su cargo, ofrecían millones de dólares, no se diga y es vox populi, que puestos en los hospitales, Petroecuador, aduanas, SRI, Cnel, Defensa, Policía, Relaciones Exteriores, etcétera, han sido y siguen siendo, la fuente de extorsión, chantaje, coimas y lo más cínico, de contribuciones generosas…

La fiscalía, tiene la obligación de investigar a fondo, con el polígrafo de ser necesario, para que caigan los peces gordos, y no se escuden de que serán protegidos por ellos, para que fiscales y jueces, los ayuden y exoneren de culpas y cargos.

Los giradores de los cheques encontrados, deben testificar, para confirmar la actuación de estos delincuentes, y rompan el infame círculo de la impunidad y corrupción.

TRAFINSA, era el nombre que en la época de la partidocracia, dirigía un conocido personaje vinculado a las más altas esferas del poder, de las oligarquías serranas y costeñas, tráfico de influencias sociedad anónima, cuyas oficinas estaban ubicadas cerca de la Plaza de la Merced, en Guayaquil.

Ahora, muchas sucursales operan desde que la Revolución Ciudadana, tomó el control y se apoderó de los hilos de la burocracia, convirtiendo en millonarios, a muchos miserables y puercos negreros, fomentadores del tráfico de esclavos y soldados de la extorsión.

No olvidemos, que quien paga por un cargo público, miles y hasta millones de dólares, va a robar, jamás a servir peor con ética y responsabilidad.

 

 

Semper fidelis.