Actualidad

Los moteles se saturan en este día

Algunos lugares de citas presentan ofertas para esta fecha. Bebida soft ilimitadas, música en vivo, copa de vino espumoso, entre otras cosas.

GUAYAQUIL. El precio de la habitación varía entre los $15, la más económica, hasta los $75, la más costosa. De acuerdo al servicio que guste.

Entre 35 y 180 personas reciben los moteles por día, pero el 14 de febrero es cuando hay una mayor saturación en las habitaciones, según afirman sus administradores.

A diferencia de las demás actividades comerciales, en el negocio motelero nadie se puede quejar de que los ingresos han bajado. Menos en San Valentín, pues los enamorados ya hacen cálculos para celebrar esta fecha con sus parejas.

Los administradores de algunos moteles, quienes prefirieron el anonimato, concuerdan que para esta fecha se ingenian para crear ambientes que satisfagan a los amantes usuarios. Los moteles cuentan con jacuzzi, sauna, TV cable, servicio de bar, guardianía privada, comida a la carta, colchones de agua e incluso una silla kamasutra. Todos estos servicios van a depender del precio y gusto del cliente.

El día de San Valentín no se puede reservar con anticipación, ya que, según Gustavo R. este día reciben mucha clientela. “Es una fecha diferente donde la gente viene más, porque buscar algo diferente para este día”.

El supervisor de un motel situado en la ciudadela Alborada, en el norte de la ciudad, quien por seguridad prefiere no ser identificado, comenta que al menos 80 parejas visitan esas instalaciones por día, y que estas dejan ingresos de hasta 1.500 dólares durante las 24 horas. “Y la suma sube cuando se trata de quincena, fin de mes o alguna fecha festiva”, afirmó.

El reconoció que no solo parejas de novios asienten, también lo hacen esposos. “Es normal, ellos quieren experimentar nuevas cosas y tener un espacio íntimo y relajado”, comentó.

También advirtió que el servicio no se limita a las habitaciones, ya que las parejas pueden acceder a una amplia gama de bebidas y postres con las que cuenta en bar del lugar. Las bebidas energéticas y refrescantes son las más solicitadas.

“Lo que buscamos es que las parejas se encuentren totalmente satisfechas cuando nos visiten, ya que en muchas ocasiones no se trata de un encuentro furtivo sino de algo planificado. Existen matrimonios que utilizan nuestros servicios, ya que desean experimentar ambientes diferentes”, señala Pinos. (DO/La Nación)