Internacional

Los mexicanos salieron a las calles para una marcha nacional contra el Gasolinazo decretado por Enrique Peña Nieto

Una gran protesta, convocada a través de mensajes de Whatsapp, se desarrolla con dos consignas muy claras: frenar el incremento en los precios de la gasolina y exigir la renuncia del presidente

MÉXICO. En distintas capitales mexicanas se vivió la séptima jornada de protestas contra el gasolinazo, convocada para este sábado a través de distintas organizaciones y de redes sociales.

En la Ciudad de México se realizó la marcha principal, que partió desde distintos puntos de la capital hasta llegar al Zócalo capitalino.

“Mientras el gobierno se sirve con la cuchara grande, el pueblo está condenado a vivir con 4 dólares diarios”

Cientos de mexicanos aguardaban la llegada de otros contingentes al Monumento a la Independencia para iniciar la marcha hacia el Zócalo

En el contingente que partió del Monumento al Ángel de la Independencia, el padre Alejandro Solalinde Guerra, un líder moral de los mexicanos, llamó a no permitir un atropello más que condene al país a la esclavitud.

“Llamó a los mexicanos a no ser esclavos, a no perder el tiempo y a luchar por la libertad. Aquí tenemos que caber todos, no queremos un México para unos y para otros. Viva México, sus mujeres, sus jóvenes, sus campesinos, sus indígenas”, dijo Solalinde.

Los manifestantes avanzaron por las principales avenidas al grito de “¡Fuera Peña!” y “¡País petrolero y el pueblo sin dinero!”. También hubo movilizaciones en Jalisco, Chiapas, Chihuahua, Baja California y Tlaxcala. Según los organizadores, esta fue la primera de una serie de movilizaciones pacíficas que terminará el lunes.

Otro de los lemas de la marcha fue: “Mientras el gobierno se sirve con la cuchara grande, el pueblo está condenado a vivir con 4 dólares diarios”.

El llamado para esta protesta se dio a fines de diciembre, poco después de que se anunciase el alza del precio de la gasolina, que hace que la de menor calidad cueste 15,99 pesos por litro (0,79 centavos de dólar) en vez de 13,98 pesos por litro (unos 0,68 centavos de dólar).

México arranca un año nuevo que muchos quisieran que ya quedara atrás. En la primera semana, el país ha sido sacudido por violentas protestas contra el aumento de la gasolina y golpes proteccionistas que derrumban la cotización del peso.

Justo cuando los mexicanos brindaban por el año nuevo entraban en vigor aumentos de hasta 20,1% a la gasolina y de 16,15% al diésel, en el inicio de la liberación de precios de los combustibles, subsidiados por décadas, medida que desató saqueos inéditos a comercios.

Mientras la furia se desataba en las calles, ante presiones del presidente electo estadounidense Donald Trump y una baja en la demanda de modelos compactos, la automotriz Ford canceló un proyecto por 1.600 millones de dólares para construir una nueva planta en el norteño San Luis Potosí.

Esto arrastró al peso, que cerró la semana con una pérdida superior a 3,00% mientras el Banco de México (Central) se vio obligado el jueves a intervenir en el mercado por primera vez desde febrero de 2016.

La moneda ya se había depreciado 16,12% el año pasado, golpeada sobre todo por el triunfo de Trump, quien amaga con imponer fuertes medidas proteccionistas. (Internet/ La Nación)