Tecnociencia

Los medicamentos que tomas pueden hacerte más susceptible al calor

Algunos medicamentos pueden hacernos más vulnerables al calor, por lo debemos tenerlo en cuenta ahora que se esperan grandes aumentos de temperatura y muchas olas de calor.

El verano de 2023 batió récords en el más terrible de los sentidos y lo peor es que se cree que el de 2024 será peor. Por eso, debemos estar preparados para las olas de calor que pueden poner en peligro la salud de cualquier persona, pero sobre todo de las que cumplen determinados factores de riesgo. Solemos fijarnos en la edad o en la presencia de ciertas patologías, pero no tenemos tanto en cuenta la medicación. Sin embargo, se sabe que hay medicamentos que pueden hacernos más vulnerables al calor.

Se trata sobre todo de los anticolinérgicos, utilizados para tratar un gran número de afecciones, tanto a nivel cardiovascular como nervioso, digestivo o respiratorio, entre otros muchos. Estos fármacos bloquean ciertas funciones del sistema nervioso. Dado que el cerebro es el centro de control de nuestro organismo, son muchas las enfermedades que se pueden tratar mediante el bloqueo de algunas de sus ramas.

Directa o indirectamente, parece ser que son los antipsicóticos y los betabloqueantes los que más vulnerables al calor hacen a sus consumidores. Ahora bien, ¿significa eso que estas personas deberían dejar su medicación en verano? Por supuestísimo que no. La medicación es lo primero. Pero quizás deberían resguardarse mejor de las altas temperaturas.

Los mecanismos de nuestro cuerpo para autorefrigerarse

Los seres humanos somos animales homeotermos. Esto significa que tenemos la capacidad de mantener una temperatura corporal constante, independientemente del frío o el calor ambiental que haya a nuestro alrededor. Tanto a 40 ºC como a temperaturas bajo cero nuestro cuerpo suele mantenerse entre 36 ºC y 37 ºC. 

Esto ocurre gracias a varios mecanismos regulados por nuestro sistema nervioso. El más importante es la sudoración. Se promueve la liberación de sudor a través de las glándulas sudoríparas. Este se queda sobre la superficie de la piel, pero una vez ahí debe evaporarse, para lo cual extrae calor del cuerpo.

También se promueve la dilatación de los vasos sanguíneos más cercanos a la piel. Así, aumenta el flujo sanguíneo, de manera que se transporta más calor para evaporar ese sudor y enfriar el cuerpo.

Si nuestro organismo no dispusiese de todos esos mecanismos, seríamos mucho más vulnerables al calor. Y eso es precisamente lo que ocurre con algunos medicamentos.

Los medicamentos que nos hacen vulnerables al calor

Algunos fármacos causan lo que se conoce como hipertermia inducida por medicamentos. Generalmente lo hacen los anticolinérgicos, encargados de reducir o bloquear los efectos que causa en el sistema nervioso un neurotransmisor llamado acetilcolina.

Estos son beneficiosos a muchos niveles. Por ejemplo, al reducir la acción de este neurotransmisor se pueden mejorar los síntomas de enfermedades como el párkinson o las afecciones cardiovasculares. También suelen tomarse junto a antipsicóticos para reducir algunos de los efectos secundarios que estos producen.

Otros fármacos, como los antihistamínicos, tienen cierto efecto anticolinérgico, pero no se bloquean todos los receptores, de modo que sus efectos adversos no son tan grandes.

Y entre esos efectos adversos, efectivamente, está la susceptibilidad al calor. La acetilcolina interviene en algunos de esos procesos por los que el sistema nervioso nos ayuda a regular la temperatura. Al comprobarse que las personas que tomaban estos fármacos se volvían más vulnerables al calor, estos se fueron modificando, por lo que muchos de los medicamentos de nueva generación no afectan tanto en ese aspecto. Aun así, se espera que, a medida que aumenten las temperaturas, los pocos que aún provocan esas susceptibilidad puedan estar detrás de muchos golpes de calor.

pastilla, ARNm, miedo agujas, vacunas del coronavirus, desigualdad de género en ensayos clínicosLos fármacos anticolinérgicos son los que más afectan en este sentido.

No debe confundirse con la hipertermia maligna

Se conoce como hipertermia maligna a la afección hereditaria por la que algunas personas sufren un grave aumento de la temperatura corporal cuando se les administran ciertos fármacos anestésicos.

Solo ocurre con esos medicamentos, no con otros, y no se trata de dificultad para refrigerar el cuerpo, sino de un aumento de la temperatura que no se explica por el calor ambiental. Puede tener complicaciones muy serias, por lo que es importante tratar la fiebre cuanto antes si ocurre.

Cuidado también con las drogas

Algunas drogas de uso recreativo, como las anfetaminas, también producen este efecto que hace a sus consumidores más vulnerables al calor. Ocurre también con el dinitrofenol. Este es un fármaco que se usaba en el pasado para adelgazar por su capacidad para quemar la grasa. Sin embargo, se prohibió su consumo tras comprobar que causaba la muerte al 10% de las personas que lo tomaban. Aun así, la desesperación por adelgazar ha llevado a que se siga comercializando en el mercado negro, sin prospectos ni control médico. Estos usuarios pueden no saber que son más susceptibles al calor y sumar este a los riesgos que ya corren.

Por:  HIPERTEXTUAL