Deportes

Los juveniles buscan ganarse un puesto en sus equipos

Cada equipo tiene un jugador juvenil para cumplir con el reglamentó de alinearlo dentro del campo de juego.

GUAYAQUIL. Lejos de los grandes sueldos, los grandes contratos, la televisión y la fama, se encuentra los jugadores juveniles que este año han logrado tener más protagonismo con sus clubes, a pesar que los rotan cada dos o tres partidos.

Es una realidad ineludible. En el presente torneos nacional, sólo Jeison Domínguez y Robert Burbano, quienes defienden a Barcelona y Emelec, respectivamente han tenido más oportunidades que Washington Vera, Aarón Peñafiel y Anderson Mina quienes han actuado máximo aproximadamente tres ocasiones con los toreros. Caso similar ocurre con Kevin Arrizaga, Andrés Cevallos, Yormán Valencia, Jordan Jaime jugadores de Emelec. De hecho, esto muestra que existe irregularidad en los juveniles.

En ese sentido, el entrenador argentino Luis Soler, identificó que esta situación ha generado un perjuicio para los juveniles, los cuales, en su afán de triunfar, condenan su futuro y truncan sus sueños. “Si uno se pone a ver a los jugadores argentinos, uruguayos, colombianos, brasileños a una edad temprana ya tienen un montón de partidos en la primera categoría y el ecuatoriano no los tiene, por lo que tienen una desventaja en ese sentido”, dijo Soler.

Domínguez y Burbano tienen 18 años. El primero lleva 21 partidos jugados en primera categoría. Futbolísticamente, es un lateral por izquierda. Mientras que el segundo ha jugado 24 partido en primera. Pero eso no ha sido un impedimento para que destaque como volante.

Para el preparador físico Duffer Alman, el principal enemigo es la exigencia de resultados a corto plazo que no permite la participación de más jóvenes en los equipos profesionales del país por lo que “como entrenar buscó que los jóvenes se consoliden en la primera categoría y que sumen cotejos. Los jugadores que saqué en el Deportivo Cuenca surgieron porque les daba la oportunidad de mostrarse”, recordó

Para el uruguayo Juan Ramón Silva, técnico del ascendido Aucas, la principal razón para que los juveniles lleguen con poca experiencia se debe a que “hay mucho miedo de poner a los jugadores jóvenes en los equipos local por parte de los técnicos”, resaltó.

Eso sí, el extécnico que fue despedido por reclamar el pago de los juveniles y también de los profesores de las formativas de Emelec, reconoció que al igual que en otros clubes, el mayor problema radica en que los jóvenes no reciben sueldo o incentivos.

El uruguayo era el encargado de seleccionar los jugadores para el equipo principal. Gracias a él han surgido Fernando Gaibor, Marcos Caicedo, Ángel Mena y Enner Valencia, quienes actualmente forman parte del primer equipo azul, por lo que añadió que para él sería fundamental poner como titulares a los jóvenes, pero que respeta la decisión de los técnicos de los clubes de la Serie A.

El exgerente de las divisiones deportivas azules formativas de Emelec destacó el trabajo que realiza el equipo del Independiente José  Terán, que es uno clubes que  tiene como principal base del equipo a jugadores menores de 20 años,

El tema de la idiosincrasia de los jugadores y directivos,  el exjugador prefiere no tocarlo porque se resiste a creer que haya preferencia. Él aduce esta situación  “éste es un medio difícil para el técnico extranjero cuando quiere subir un jugador de las formativas”.

Por su parte, Víctor ‘Espartaco’ Mendoza aseguró que las pocas oportunidades que dan los clubes de primera a los futbolistas es la principal razón para la escasa experiencia y logros de estos profesionales en el país. “Si no los contratan, es difícil que la situación cambie”, indica el directivo.

El exarquero de Barcelona y actual entrenador de la escuela de fútbol Ermen Benítez, comentó que la falta de continuidad hace que la experiencia de los juveniles en el país se limita, pero sin embargo, cree que la situación mejorará. “Es difícil por ahora, pero poco a poco los entrenadores se van a dar cuenta que los chicos están preparación y son profesionales”. (DO/La Nación)