Tecnociencia

Los hombres europeos son mucho más altos que las mujeres. Unos científicos tienen una teoría: se les alimentaba más

Una nueva investigación apunta a que las influencias culturales han afectado drásticamente a las diferencias de altura entre hombres y mujeres en Europa desde hace siglos

Tradicionalmente, los científicos han atribuido las diferencias de la altura de los humanos a la genética. Incluso hoy en día el ADN es visto cómo el principal impulsor de que una persona de una región sea más alta que otra. Sabemos que 697 variantes genéticas están relacionadas con la altura, pero por otro lado este determinismo genético ha subestimado durante años el papel de la cultura y el medio ambiente en el desarrollo físico. Hasta ahora. Una nueva investigación apunta a que las influencias culturales han afectado drásticamente a las diferencias de altura entre hombres y mujeres en Europa desde hace siglos.

El estudio. Ha sido publicado en la revista Nature Human Behavior y llega de la mano de un equipo de científicos de la Universidad de Pensilvania y varias instituciones alemanas, quienes realizaron un análisis exhaustivo de los restos óseos de 1.535 hombres y mujeres que vivieron en Europa en el Neolítico temprano, entre los años 6.000 y 4.000 a.C.

¿El objetivo? Comparar las alturas de las personas que vivían en las regiones Centro Norte, Centro Sur, los Balcanes y el Mediterráneo del continente durante esos tiempos. Para ello, utilizaron ADN antiguo, análisis de isótopos estables (para indicar la dieta), paleopatología (para indicar el estado de salud) y mediciones esqueléticas. Con ello, los autores pudieron calcular el impacto relativo de los factores genéticos, pero también los ambientales, culturales y dietéticos en el desarrollo de la altura en cada individuo.

Los resultados. A grandes rasgos, la investigación indica que ya entonces los que vivían en el norte de Europa (como Alemania) eran más altos que los mediterráneos, como ocurre en la actualidad. Sin embargo, el estudio revela algo más intrigante: la diferencia de altura entre hombres y mujeres era mucho mayor en el norte que en el sur. De media, el fémur de los hombres del norte era un 14% más largo que el de ellas, mientras que entre los mediterráneos la diferencia era de apenas un 5%.

Aqhgjzgahvafdbjbsgi3bhrd6u

¿Por qué? Hay que tener en cuenta que a pesar de las diferencias geográficas, todos los habitantes de Europa Central vivían de manera muy similar, compartiendo la misma tecnología y métodos de supervivencia. Sin embargo, en las diferentes regiones hubo inevitablemente variaciones culturales, suficientes para influir en el estatus de hombres y mujeres. Los investigadores descubrieron que ambos sexos experimentaban un alto estrés ambiental relacionado con el estilo de vida, pero que las mujeres no alcanzaban la misma altura que los hombres a pesar de su genética.

Y sugieren que esto indica algún tipo de preferencia cultural en la que a los hombres se les daba más tiempo para recuperarse del estrés que a las mujeres, de quienes se esperaba que trabajaran más horas. De hecho, hacen hincapié en la existencia de un sesgo cultural que favorecía el bienestar masculino, priorizando potencialmente su acceso a los recursos Aunque no está probado, todo indica que a los niños los alimentaban mejor que a las niñas.

Fuente: www.xataka.com