Ciencia

Los hilos ‘mágicos’ de la eterna juventud

Así funciona el tratamiento que ha revolucionado la medicina estética y que llegó a Colombia de la mano de la doctora Alexandra Rada.

El ser humano siempre ha buscado la fuente de la eterna juventud. El rejuvenecimiento es todo un leitmotiv en el ejercicio de la medicina estética y la cirugía plástica. A diferencia de los cirujanos plásticos, los médicos estéticos se limitan a las opciones no quirúrgicas, innovando constantemente en la búsqueda de poner trampas al paso del tiempo, con el fin de aparentar menos edad de la que la cédula muestra.

Al envejecer, la piel va perdiendo firmeza, elasticidad y lozanía, principalmente por la progresiva escasez de colágeno. Ese déficit de esta importantísima sustancia proteínica debe compensarse con un suplemento. Esta ha sido tradicionalmente una de las asignaturas pendientes de las cirugías plásticas, que realizaban estiramientos quirúrgicos de la cara sin mejorar la calidad de la piel, lo que al final siempre es determinante para conseguir un rejuvenecimiento verdadero.

¿Qué son los hilos ‘mágicos’ tensores?

Los avances de la medicina estética han dado como resultado un nuevo tratamiento no invasivo que está suponiendo una auténtica revolución por sus espectaculares resultados, tanto a nivel facial como corporal. Los llamados hilos ‘mágicos’ tensores, desarrollados en Japón, están sustituyendo a los llamados hilos rusos, que eran elaborados con un material no absorbible, llamado polipropileno, y que en su momento eran una buena opción para realizar lifting en diferentes partes del cuerpo, pero tenían ciertas desventajas que los hilos japoneses han subsanado.

Hace ya más de cuatro años, los japoneses utilizan un material diferente, este sí absorbible al 100%. Se trata de la polidoxanona. Estos hilos vienen dentro de agujas de diferentes grosores, tamaños y longitudes, para que el médico pueda adaptarlos a la zona que el paciente quiere mejorar. Existe una diferencia vital entre estos hilos de PDO, que todo paciente debe conocer:

“Este procedimiento está revolucionando el mundo de la estética, no requiere ningún tipo de incapacidad y es una verdadera opción para mejorar la flacidez”.

Aportan colágeno
Primero se colocan unos hilos lisos o de colágeno. Teniendo en cuenta que la pérdida de colágeno inicia desde que cumplimos 20 años, su producción empieza a decrecer progresivamente, por lo que colocar este tipo de hilo detiene, en cierta forma, el proceso normal de envejecimiento y mejora de forma inmediata la calidad, luminosidad y firmeza de la piel.

Estos resultados son visibles desde los primeros ocho días de colocados, y tendrán su pico al tercer mes. Este es el único tratamiento que garantiza producción de colágeno de ocho a nueve meses, mientras el hilo se absorbe totalmente. Los hilos se colocan inmediatamente debajo de la piel, y el único riesgo es el de generar ligeros morados pasajeros en los lugares de la aplicación.

Tiene un efecto tensor
Estos segundos hilos que se aplican en el tratamiento son más gruesos que los lisos y cuentan con unas ‘paticas’ llamadas espículas o conos, que se adhieren al tejido subcutáneo, produciendo un efecto lifting o de tensado inmediato. Su absorción también se produce hasta el noveno mes, pero los resultados se mantienen entre 12 y 18 meses.

Mientras los hilos lisos o de colágeno no requieren un cuidado especial y su colocación no necesita anestesia de ningún tipo, los tensores se colocan con anestesia local, de la misma que suele usarse en odontología: se adormece el trayecto donde va a ser colocado el hilo. La destreza del médico es esencial para definir el vector correcto que eleva la piel flácida. Una vez terminado el tratamiento, se deben evitar movimientos bruscos que produzcan que el hilo se suelte, ya que tarda aproximadamente una semana en fijarse definitivamente en el tejido.

Alexandra Rada, pionera en Colombia y premiada en Japón

La doctora Alexandra Rada es pionera en Colombia en la aplicación de este tratamiento y el pasado mes de junio logró aumentar la reputación internacional de la medicina colombiana al recibir en Tokio (Japón) el premio en la categoría de ‘mejor tratamiento’ dentro de los premios internacionales de Medicina Estética JBP Trophy, que organiza la prestigiosa firma nipona fabricante de hilos.

El caso clínico que le valió dicho premio fue el de una paciente de unos 30 años de edad, que previamente había adelgazado 50 kilos sin operación, por lo que tenía piel que le quedó sobrando en el abdomen. Gracias a los hilos ‘mágicos’, se levantó toda esa piel y quedó perfecta. La doctora señala: “Como médica dedicada por más de 20 años a rejuvenecer seres humanos, puedo decir, con toda la certeza, que este procedimiento está revolucionando el mundo de la estética, no requiere ningún tipo de incapacidad y es una verdadera opción para mejorar la flacidez de cara, cuello, abdomen, brazos, entrepierna y glúteos”.

Cromo