Opinión

Los Fernández y algunos más

Gerardo Maldonado

germaldo1@yahoo.com

 

 

 

Este dueto no es el de Vicente y Alejandro, padre e hijo que cantan mariachis y han estado juntos en varios conciertos. Hablamos de los Fernández que se presentarán a las elecciones en Argentina en octubre próximo.

Alberto, ex jefe del gabinete de Néstor Kirchner es el candidato a la presidencia y Cristina será candidata a la vicepresidencia. Con esta decisión estratégica el peronismo pretende ocupar de nuevo la Casa Rosada, para volver a hacer las mismas atrocidades, pero en otro período, aprovechando el débil reconocimiento a la gestión de Macri, a quien le faltó tiempo para ordenar la gigante debacle económica heredada de 12 años de desgobierno de sus antecesores.

Es el mismo camino que adoptarían los Sandinistas en Nicaragua al candidatizar a Rosario Murillo esposa de Daniel Ortega a la presidencia, a la espera de ver qué pasará con el marido. ¿Será que le proponen la vicepresidencia? Un juego de aparente astucia, en medio de una oposición sin candidatos con opciones serias.

En Ecuador, la maniobra de poner al cura Tuárez en la presidencia del CPCCS ha sido una artificiosa jugada. El correismo se da por satisfecho, porque no encontraron mejor cuña para terminar el ensamblaje de la estrategia para luchar por el pretendido retorno al poder. Si Tuárez sobrevive a los cuestionamientos sobre sus antecedentes y consigue adeptos con su discurso populista y plañidero, no sería nada raro que sea el candidato a la presidencia en compañía de Correa a la vicepresidencia, como ya se rumoró hace algún tiempo.

Verdades sin cuestionamientos: el populismo sabe las debilidades de las masas, su fragilidad ideológica, poca educación política, y pensamiento electoral al momento de votar. Ahora, que puedan llegar sería la pregunta del millón; un por si acaso, deberían empezar a ensayar la letra de la canción “si nos dejan”. La última palabra tienen los ciudadanos y colectivos conscientes en la búsqueda de alcanzar una política seria; y sobretodo, la justicia deudora de nuestros países agobiados por el ejercicio del poder en manos de corruptos, títeres y bufones.