Opinión

Los expertos…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

El presidente ha comenzado a utilizar de manera irónica y hasta burlona, la expresión expertos para enfatizar, que los que gobernaron con una serie de falencias, prácticas inmorales, corruptas, y despilfarraron los recursos públicos en obras faraónicas sin dar el servicio esperado, se robaron los recursos públicos, etcétera, pretenden ahora convertirse en los asesores y grandes consejeros del quehacer público y los censores de la gestión y planes del actual gobierno de las oportunidades….

Tendría mucha razón don Guillermo Lasso Mendoza, de excluir y hasta rechazar cualquier intento de co-gobierno, colaboración, asociación, alianza, con estos delincuentes disfrazados de líderes, exmandatarios, padres de la patria, aunque para vergüenza nuestra, muchos de estos pillos, ineptos y hasta responsables de la narcopolítica que hoy vivimos, tienen colgados sus retratos en lienzo en el salón amarillo del Palacio de Carondelet, uno de ellos bajando la escalera de entrada en el mismo Palacio, tiene una placa donde su nombre consta como parte de una estructura criminal y delincuencial, para que nunca la sociedad olvide los agravios que nos causó como sociedad.

Pero una cosa es el discurso novedoso que hoy quiere el presidente narrar, pero otra la realidad, pues es evidente que don Guillermo está sólo, su partido es un pequeño grupo de ciudadanos, resentidos y con justa razón, por haber sido marginados y excluidos de la invitación a muchos cargos de libre remoción, entregados a Correistas, socialcristianos, funcionarios del Banco de Guayaquil y de la fundación Ecuador libre…

En esa soledad que cada vez aumenta en la medida que considere que puede prescindir de respaldos, alianzas y apoyos, su debilidad puede desencadenar un paro cardíaco o un derrame cerebral inminente al Gobierno Nacional…

Una cosa es prescindir de prácticas y conductas inmorales e ilegales, otra distinta es convivir en un escenario que desde que decidió participar en política, sabía que estaba integrado por todo un abanico de ratas, ratones y rateros, así como de unos poquísimos seres raros honestos, responsables y leales.

Si esto no lo aprendió o pretendió ignorar por conveniencia, a estas alturas resulta otra perla afirmar que no cederá a los expertos, cuando su gobierno está sin duda alguna en su mayoría, integrado por EXPERTOS en el lleve, la sapada, la comisión, etcétera.

Moralizar a una estructura acostumbrada a los más sofisticados y apetitosos procesos del engaño, trabas, torpedeo, lleve en mano, y falsos certificados de buena conducta y enormes pergaminos de solvencia académica e intelectual, resulta una épica y casi imposible gestión, que demanda ahí sí, de un apoyo mayoritario de toda una población…

Así que presidente el que quiere puede, caso contrario las consecuencias ya están a la vista.

 

Semper Fi.