Internacional

Los dos candidatos brasileños apoyan reformar un Congreso ingobernable

Una cámara de 28 partidos convierte la vida parlamentaria brasileña en un laberinto. Los candidatos apoyan reducir el número de siglas pero nadie lleva las ideas a la práctica

BRASIL. El debate político bullía en la peluquería Lena’s de la favela Cantagalo, en Río de Janeiro, donde las clientas debatían sobre quién debería ganar las elecciones presidenciales que se desarrollarán hoy.

En una esquina, la propietaria, Lucia Helena Silva, defendía sonoramente a la presidenta, Dilma Roussef, y su Partido de los Trabajadores, enarbolando un alisador de cabello. Una clienta, arreglándose su elaborado peinado, se oponía por completo insistiendo en que el candidato opositor de centro derecha, Aecio Neves, reavivaría la renqueante economía brasileña.

“¡Ni hablar! Tienes que votar por Dilma”, dijo Silva. “¿Quién ha mejorado la vida de la gente en esta favela? ¿Quién ha reducido la distancia entre nosotros y los ricos?”.

Las elecciones presidenciales más ajustadas e impredecibles desde el regreso de Brasil a la democracia hace tres décadas están ahora en manos de los votantes de clase media baja como las que debatían en la peluquería. Representan el 35% del electorado y siguen indecisos sobre a quién votar apenas unos días antes de los comicios.

En los últimos días de la campaña, los datos sobre qué bando apoyarán estos votantes han ido variando. La semana pasada, un sondeo de la encuestadora Datafolha dijo que la clase media baja se inclinaba a favor de Neves en un 52%, frente al 48% rival. Cuatro días más tarde, un sondeo de la misma firma había virado para reflejar un porcentaje de 53% a 47% a favor de Roussef, debido en buena parte a agresivos anuncios de Roussef afirmando que es una mejor líder económica. El margen de error de ambas encuestas era de dos puntos porcentuales.

Un sondeo de Datafolha publicado el miércoles confirmó la confianza en la gestión económica de Rousseff, mostrando un gran cambio en la opinión pública desde otra encuesta de junio. Hace cuatro meses, el 64% dijo que la inflación empeoraría, algo que ahora sólo cree el 31%. La cantidad de gente que cree que la economía mejorará alcanzó el 44%, desde el 26% de junio.

El optimismo ha sorprendido a muchos, dado que desde el sondeo de junio, Brasil ha entrado en una recesión técnica y la inflación subió por encima del objetivo del gobierno del 6,5%, pese a los intentos de reducirla con controles a los precios de combustibles y electricidad.

La única explicación, según comentaristas políticos, es la agresiva campaña de la presidenta por convencer a los votantes que todo sigue yendo bien y que ella se preocupa de sus intereses económicos mientras que a Neves, al que se acusa de elitismo, sólo se preocupará por los ricos.

Para Silva, la propietaria del salón de belleza, millones de brasileños como ella han salido de la pobreza gracias a las políticas del Partido de los Trabajadores de Roudeff, el cual lleva 12 años de poder.

Pero Adna Marcos, sentada en una silla de la peluquería, dijo que aunque los programas sociales del Partido de los Trabajadores son fantásticos, el país necesita ahora crecimiento económico.

Silva y Marcos forman parte de la clase media baja “intermedia” de Brasil, hogares que ganan unos 400 dólares per cápita al mes y que tienen educación secundaria o técnica. Les va lo bastante bien como para no acudir a los programas de ayuda en efectivo del gobierno, pero no tienen colchones que los ayuden a sobrellevar las crisis económicas.

Han escapado de la pobreza en la que vivieron sus padres y accedido a créditos para comprar televisores de pantalla plana y teléfonos de usos múltiples. Pero a menudo no han salido de las favelas y no ganan suficiente dinero como para no depender de los servicios públicos del país, con una notoria mala reputación. Se mueven en autobuses abarrotados y no en taxi, sufren largas esperas y mala atención en los hospitales públicos, y sus hijos estudian en malas escuelas públicas.

Han sido la voz más sonora en las protestas contra el gobierno de este año electoral que sacudieron ciudades en todo el país, en un estallido colectivo de frustración por los lamentables servicios públicos, la considerable carga fiscal y el alto coste de la vida. (Efe/La Nación)