Ciencia

Los daños en los cables submarinos de Tonga dejan incomunicados a sus habitantes durante dos semanas

 

La erupción del volcán de Tonga ha provocado que el país pueda estar incomunicado durante dos semanas hasta que arreglen la conexión de los cables submarinos. Los habitantes tienen un acceso telefónico limitado y una red de Internet bastante escasa, además, la nube de polvo del volcán está interrumpiendo las comunicaciones satelitales.

La empresa tecnológica TCL quiere llevar a cabo la reparación con un buque de tendido de cables, pero el arreglo podría durar entre una o dos semanas. Previamente, el barco necesitaría levantar el cable para el evaluar el daño, de esta manera, las tripulaciones podrían repararlo.

Samiuela Fonua, director de Tonga Cable, también afirmaba para Herald que “el último corte de cable tomó casi dos semanas para repararse. Esta vez, no estoy seguro porque debemos tener en cuenta las condiciones del sitio”. Además, aún no está claro cuándo sería seguro aventurarse con un barco para realizar el trabajo cerca del volcán submarino.

El 80% cable de Tonga de 837 kilómetros es propiedad del gobierno del país, mientras que el accionista minoritario es la empresa de telecomunicaciones pan-Pacífico Digicel.

Por otro lado, un segundo cable submarino que conecta las islas dentro de Tonga también parece que se ha cortado, sin embargo, funcionaba una red telefónica local que permitía a los tonganos llamarse entre sí.

Vodafone NZ ha anunciado en su cuenta de Twitter que está ofreciendo llamadas gratuitas a Tonga durante esta semana.

¿Cómo se podrían proteger los cables submarinos?

Un consorcio público-privado formado por la empresa Aragón Photonics, AFR-IX telecom, la Universidad de Alcalá y el Institut de Ciències del Mar (ICM-CSIC) está desarrollando un sistema para proteger y mantener seguros los cables submarinos de Internet.

La iniciativa consiste en un sistema de monitorización inteligente basado en la tecnología DAS (Detección Acústica Distribuida) para prevenir los daños mediante una alerta temprana de actividades potencialmente perjudiciales.

El objetivo de las entidades mencionadas es que el proyecto sirva para proteger dichas infraestructuras digitales, prevenir tsunamis y terremotos, y supervisar los ecosistemas marinos.

 

Tomado de 20 Minutos