Actualidad

Los custodios de Esmeraldas mitigan daños en patrimonio

La labor, ejecutada por la Subsecretaría de Memoria Social del Ministerio de Cultura y Patrimonio, identificó 3 bibliotecas, 61 archivos y 4 museos en toda la región.

QUITO. 25 personas entre custodios y administradores de bienes y repositorios de memoria de las instituciones públicas y privadas de la provincia de Esmeraldas recibieron un taller de mitigación de riesgos para bienes culturales ante los daños que causaría el fenómeno El Niño.

La labor, ejecutada por la Subsecretaría de Memoria Social del Ministerio de Cultura y Patrimonio, identificó 3 bibliotecas, 61 archivos y 4 museos en toda la región. Estos contarán con planes efectivos de gestión de riesgo ante posibles afectaciones a los bienes culturales por la llegada del fenómeno natural denominado El Niño.

La directora de Bibliotecas de la cartera de Estado explicó que “un equipo de técnicos está capacitando en todos los detalles para preservar el patrimonio material y puedan seguir siendo nuestros símbolos de identidad”.

Agregó que los factores de alto riesgo en el contexto actual son la alta concentración de humedad, el incremento del nivel agua, las temperaturas elevadas, entre otros.

A partir del decreto ejecutivo de excepción que determinó el estado de emergencia nacional con los fenómenos naturales de El Niño y las activaciones volcánicas, el Ministerio de Cultura y Patrimonio implementó estos procesos formativos de prevención. Hasta el momento se han realizado en Cotopaxi, Tungurahua, Napo, Los Ríos y continuarán en las provincias de Manabí y Guayas.

Marco Ortega, presidente de la Asociación de Bibliotecarios de Esmeraldas, indicó la pertinencia del taller para la aplicación de directrices enfocadas a salvaguardar la información valiosa con las que cuentan los establecimientos. “Poner en práctica lo planes de cómo actuar en casos de emergencia, servirá también para que la ciudadanía aprenda de ellos”, dijo Patricia Muñoz, responsable del Museo de Esmeraldas.

El taller evaluó también la situación de cada repositorio, los planes de contingencia institucionales, visitas técnicas y la constitución de una red de comunicación inmediata. (El Ciudadano/La Nación)