Opinión

LOS CONSEJOS CONSULTIVOS AGROPECUARIOS COMO INSTRUMENTOS DE POLÍTICAS PÚBLICAS.

Por : Emilio Gallardo González/ Guayaquil
emilioegallardog@gmail.com

Los primeros Consejos Consultivos Agropecuarios, se iniciaron con las cadenas productivas del arroz y la leche en septiembre y diciembre de 1998 respectivamente, posteriormente en 1999 los del maíz, banano y otros.

En el Artículo 1, de los Acuerdos Ministeriales, se señalan claramente el objetivo fundamental de los Consejos Consultivos. Ejemplo el Arroz:

¨Establecer el Comité de Concertación Agropecuaria de la Cadena Agroproductiva del Arroz – Consejo Consultivo, como instrumento de concertación entre el sector público y privado relacionados con la producción, comercialización y comercio exterior del arroz, así como, la definición de planes estratégicos de desarrollo de corto, mediano y largo plazo. El Consejo Consultivo tiene como fin fundamental asesorar al Ministro de Agricultura y Ganadería en la formación de políticas para el sector arrocero¨

Lamentablemente, se ha debilitado la institucionalidad de los Consejos Consultivos, desnaturalizando la razón de ser para lo cual fueron creados, al enfocarse exclusivamente en la fijación de los precios mínimos de sustentación, donde no hay acuerdos y al mismo tiempo profundiza la desconfianza entre los participantes de las respectivas agro cadenas. Hoy, al igual que hace más de veinte años, esta desconfianza, politización y falta de colaboración entre la partes sigue vigente.

Considero importante retomar la filosofía inicial de los Consejos Consultivos, para promover la gobernanza y gobernabilidad del sector  agropecuario, canalizando los esfuerzos y recursos en políticas públicas centradas en la aplicación práctica de tecnologías, para incrementar la productividad y mejorar la competitividad. Esta orientación viabiliza la posibilidad de lograr acuerdos mínimos, consensos, en definitiva promueve la concertación público-privado. Los actores de las agro cadenas productivas van a coincidir en la  importancia y urgencia de ser más eficientes y competitivos. El desafío es, el cómo lograrlo y cómo financiarlo.