Opinión

Los compadres lindos.

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

Resulta una blasfemia y una traición a la democracia, las protervas intenciones de un grupo de mafiosos, con credenciales de asambleístas de organizaciones vinculadas al narcotráfico, saqueos, coimas, golpes de estado, y otras picardías propias de piratas y ratas, en sus intenciones de decapitar a la cúpula opuesta a sus intereses y pretensiones, tanto en el Consejo de la judicatura, como en el Consejo de Participación ciudadana y Control Social.

Lo verdaderamente inexplicable, es el silencio del ejecutivo que se lava las manos como Pilatos, expresando el respeto a la independencia de las funciones y la no injerencia en las competencias de otras instituciones… es decir, se hace de la vista gorda por decir lo menos cuándo le conviene, y deja que pongan las cabezas de los líderes de dos funciones del Estado, en bandeja de plata, como la de Juan el Bautista…

Siendo cómo es éste tema, de incumbencia en lo político y administrativo, dejar que el Ministro de Gobierno se vaya de viaje para tratar asuntos personales hasta el 3 de septiembre, revela sin lugar a dudas que nos gobiernan ineptos, torpes e irresponsables, y como dice el adagio popular, con la misma vara que miden serán medidos, y cuando mañana éstos que ahora se comen a las cabezas del Consejo de Participación ciudadana y del Consejo de la Judicatura, pidan la cabeza del Presidente de la República, nadie dirá nada, porque todo está comprometido y repartido, y como dijera un conocido político con nombre de mayonesa, por está última vez hacemos lo que hacemos. Vivan los compadres lindos…

 

Semper Fi