Ciencia

Los casos de cáncer de colon entre los hispanos varían en función del lugar de nacimiento

Un estudio descubre que las personas de Cuba y Puerto Rico tienen las tasas más altas de mortalidad por esta enfermedad.

EE.UU. El riesgo de cáncer de colon para los hispanos residentes en California varía en gran medida en función de su lugar de origen, según un estudio reciente.

Los investigadores de la Universidad del Sur de California (USC) examinaron los datos de más de 36,000 hispanos que residían en el estado y a los que se había diagnosticado un cáncer de colon entre 1995 y 2001. También se identificó su lugar de origen: Cuba, México, Puerto Rico, Centroamérica y Sudamérica, o no especificado.

Las personas de México tienen un riesgo más bajo de sufrir un cáncer de colon que los hispanos de otras áreas, hallaron los investigadores. Pero las personas de México, Centroamérica o Sudamérica tenían más probabilidades de recibir un diagnóstico de cáncer de colon antes de cumplir los 50 años de edad que los demás hispanos, mostró el estudio.

Los pacientes cubanos con cáncer de colon tenían la tasa más alta de mortalidad (el 63 por ciento), seguidos por los puertorriqueños (el 58 por ciento). Los mexicanos tenían la tasa más alta de cáncer rectal (el 35 por ciento) en comparación con los demás grupos hispanos, según el estudio.

Los autores del estudio dijeron que esperan que sus hallazgos ayuden a mejorar la atención médica del cáncer de colon para los hispanos. Los hallazgos aparecen en una edición reciente de la revista Cancer Causes & Control.

“En la actualidad, la mayoría de la información que tenemos sobre las características moleculares del cáncer colorrectal procede de la población blanca. Hay poca información sobre la población latina. Además, normalmente se les incluye a todos en el mismo grupo”, dijo la autora principal, Mariana Stern, epidemióloga del cáncer y profesora asociada de medicina preventiva en la Facultad de Medicina Keck de la USC.

Los hispanos son el grupo étnico minoritario más numeroso y que crece con mayor rapidez en Estados Unidos, indicaron los investigadores.

“Los hispanos son una población muy heterogénea, lo que no se reconoce realmente en la mayoría de los estudios sobre el cáncer”, dijo Stern en un comunicado de prensa.

“Sus factores de riesgo podrían ser distintos; sus características clínicas podrían ser distintas. Tenemos que examinar más de cerca estas observaciones y comprender estas disparidades, porque podrían afectar al modo en que los pacientes se educan con respecto a la enfermedad y al modo en que son tratados por los médicos”, explicó.

Las diferencias entre los grupos hispanos podría deberse a factores como la genética o hasta qué punto han adoptado los estilos de vida estadounidenses, señalaron los investigadores. (Internet/ La Nación)