Actualidad

Los Cancilleres de la Celac se reunirán en Quito

La agenda 2020 será sometida a la aprobación de los cancilleres de los 33 países de la Celac, en una reunión en Quito.

QUITO. Los cancilleres de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) se reunirán en Quito el 5 de mayo para abordar la agenda del bloque de cara a 2020, que trata sobre el combate a la extrema pobreza, educación, infraestructuras, financiación del desarrollo y cambio climático.

El canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, anunció que si los ministros aprueban ese día el borrador de la agenda, el documento será la “carta de presentación” del organismo en su diálogo con otras regiones o países de gran importancia geoestratégica.

Como preámbulo, los cancilleres centroamericanos se reunieron ayer en El Salvador para examinar ese borrador de agenda, mañana lo harán en Quito los de los países suramericanos y la semana siguiente los de las naciones caribeñas, precisó Patiño.

La agenda permitirá a la Celac tener “un mensaje común, un discurso común”, cuando aborde estas temáticas con gobiernos de China, Rusia, EE.UU., Europa, India, Sudáfrica o la Unión Africana, dijo el ministro a modo de ejemplo.

La agenda 2020 de la Celac es una propuesta de trabajo conjunto que contiene cinco ejes como son la reducción de la pobreza extrema y desigualdad, educación; ciencia, tecnología e innovación. Además, medioambiente y cambio climático, infraestructura y conectividad y financiamiento para el desarrollo.

El borrador se basa en una carta suscrita durante la pasada cumbre de la Celac (celebrada el 28 de enero en Costa Rica) por el presidente de ese país, Luis Guillermo Solís, y por el de Ecuador, Rafael Correa.

En esa cumbre, Costa Rica traspasó a Ecuador la presidencia de turno del organismo.

Patiño destacó el peso que en los últimos tiempos han ido ganando bloques como la Celac o la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) frente a la Organización de Estados Americanos (OEA) que, en su opinión, podría llegar a convertirse en “un espacio de diálogo político entre la Celac y Estados Unidos y Canadá”.

En su opinión, la OEA tendría un papel de foro de diálogo más que de órgano de acción, pues sería difícil que “después de tantos fracasos y errores pueda generar otro tipo de institucionalidad” que, en cambio, sí aportan la Celac y la Unasur, aseveró. (Efe/DO)