Opinión

Lo que realmente hay detrás de la controversia por la foto de Kate

(CNN) — La polémica en torno a Kate, la princesa de Gales, tomó un rumbo inesperado. En los últimos días, el debate ha pasado de las especulaciones sobre el paradero de la princesa a un pánico moral por el aparente historial de la familia real británica de retocar fotos presentadas al público como instantáneas.

La polémica sobre el retoque fotográfico ha servido de pretexto a los medios de comunicación más legítimos, incluido éste, para intervenir en el gran debate sobre Kate, pero es difícil evitar la sensación de que es solo eso: un pretexto.

Así que Kate retoca sus fotos. ¿Quién no lo hace hoy en día? La verdadera cuestión de fondo es si es legítimo que la familia real haga valer el derecho a la intimidad y oculte al público detalles cruciales sobre la salud de la princesa.

ANÁLISIS | Cómo la saga fotográfica de Kate se convirtió en una crisis para la monarquía británica
Mientras tanto, el palacio opina que los miembros de la familia deben gozar de cierto grado de privacidad médica a pesar de su condición de funcionarios públicos.

Pero, recapitulemos brevemente cómo llegamos hasta aquí. Kate no ha hecho ninguna aparición pública oficial desde el día de Navidad, poco antes de ingresar en el hospital para someterse a una «operación abdominal programada», cuya recuperación le obligaría a abstenerse de realizar actos públicos hasta Semana Santa.

Tras semanas de especulaciones sobre la salud y el paradero de la princesa, el 10 de marzo el palacio hizo pública una foto supuestamente cándida de la princesa y sus tres hijos, supuestamente tomada por el príncipe William, con motivo del equivalente británico del Día de la Madre estadounidense. Pero resultó que la foto no era tan casual como se creía.

Poco después, las principales agencias de prensa Reuters, Getty y Associated Press retiraron la foto de sus sistemas y emitieron comunicados en los que afirmaban que no cumplía las normas periodísticas de representación veraz.

La princesa se disculpó más tarde por la confusión en torno a la fotografía y confesó que de vez en cuando le gusta «experimentar con la edición».

Después, el martes, la agencia internacional de fotografía Getty anunció que había determinado que una fotografía de 2023 de la difunta reina Isabel II rodeada de sus nietos y bisnietos, tomada por Kate, había sido mejorada digitalmente en origen.

foto familia real retocada
La foto, en la que aparecen la reina y 10 de sus jóvenes parientes, fue publicada el año pasado. CNN marcó con un círculo las zonas que muestran inconsistencias digitales visibles. Crédito: Princesa de Gales/Palacio de Kensington

Todo ello ha suscitado un amplio debate en los medios de comunicación sobre la historia y la legitimidad de la alteración de la imagen real, incluido un extenso artículo en Vogue, irónicamente una publicación conocida por retocar sus propias fotografías.

Es justo decir que Kate tiene la historia de su lado. La larga historia de embellecimiento de los retratos de la realeza incluso tuvo un guiño en el musical de rock «Six», en el que la cuarta esposa de Enrique VIII, Ana de Cleves, canta «Ich bin Anna of Cleves – cuando vio mi retrato dijo ¡Sí!» Pero no me veía tan bien como en mi foto». Es una referencia al retrato supuestamente falso de Hans Holbein de la década de 1530 que supuestamente convenció a Enrique para que le propusiera matrimonio a la princesa alemana.

La mayoría de la gente, sea o no de la realeza, da por sentado que los retratos, incluso los presúntamente no planeades, como la fotografía del Domingo de las Madres, deberían presentar la mejor versión de sí mismos, si no una versión mejor.

La omnipresencia de la edición fotográfica en las redes sociales explica el hashtag #nofilter, que se utiliza para presumir de que una foto es tan impresionante que no necesita ningún tipo de manipulación digital.

Pero no hace falta buscar en Internet para encontrar ejemplos. Admito que tengo una foto manipulada de la familia de mi marido encima del piano. Mi cuñado juntó con photoshop varias versiones hasta conseguir una imagen en la que todos sonreían con los ojos abiertos. Y mañana le toca a mi hijo la foto del primer curso: el colegio envió a casa una hoja de pedido con la opción de pagar un suplemento por retocar profesionalmente la foto del niño.

Así que la pretendida indignación en torno a las fotos embellecidas de Kate tiene un tufillo al capitán Renault en «Casablanca» afirmando que está «conmocionado, conmocionado al descubrir que se está apostando» en el Rick’s Café… antes de embolsarse descaradamente sus ganancias.

Si en el fondo a la mayoría de la gente no le sorprende ni le molesta especialmente saber que las fotografías oficiales de la realeza no son pruebas documentales fidedignas, ¿por qué ha suscitado esta historia tanto interés?

El columnista del Daily Mail Richard Kay argumentó la semana pasada que el verdadero problema era de confianza: «La confianza y la integridad son bienes preciados. El público adora a la realeza, pero esa adoración descansa en que se le diga la verdad».

Dejando a un lado la cuestión de si el público británico «adora» a la realeza, el pueblo británico siente un cierto derecho sobre ellos, un derecho que va más allá de la creencia de que no deben ser engañados.

A cambio de su privilegio apoyado por el Estado, la mayoría de los británicos se sienten con derecho a un nivel de acceso a la familia real que es incompatible con la misteriosa reclusión de casi tres meses de Kate.

Hace más de 150 años, el que sería futuro primer ministro, Lord Salisbury, hizo la misma observación cuando la reina Victoria se retiró temporalmente de la vida pública tras la muerte de su marido, el príncipe Alberto. «La reclusión es uno de los pocos lujos que no pueden permitirse los personajes reales… la lealtad necesita una vida de publicidad casi ininterrumpida para mantenerse». O, como reza el famoso lema atribuido a la reina Isabel II: «Tengo que ser vista para ser creída».

Es un mantra que el rey Carlos III parece haberse tomado a pecho. A diferencia de la princesa, se dejó fotografiar saliendo de la London Clinic el 29 de enero, tras recibir tratamiento para el agrandamiento de la próstata, mientras que la salida de Kate del mismo hospital ese mismo día no quedó registrada.

Como jefe de Estado, debe dejarse ver en público. Cuando quedó claro que su estado de salud afectaría a su capacidad para desempeñar sus funciones de cara al público, el rey se apresuró a informar a la opinión pública de que se le había detectado un cáncer durante la intervención de próstata y que recibiría tratamiento.

Aunque es fácil entender el deseo de privacidad de la princesa durante lo que sin duda es un momento difícil, la duración de su ausencia parece incompatible con su posición de «miembro de la realeza en funciones».

Kate aún no ha sido vista en público en ningún compromiso oficial, pero el sábado fue vista en una granja cercana a su casa con su marido, el príncipe William, lo que despejó algunas incógnitas sobre su salud.

Al igual que el rey y la reina Camilla, el príncipe y la princesa de Gales y los otros siete «miembros de la realeza en funciones» están destinados a servir públicamente al país, por lo que los contribuyentes británicos les pagan con cargo a la subvención soberana, que actualmente asciende a unos 86 millones de libras (US$ 109 millones) al año. Las apariciones públicas son sin duda su razón de ser.

La familia real, como todo el mundo, debería tener derecho a un periodo de baja remunerada. Pero al igual que la mayoría de nosotros no puede ausentarse del trabajo durante meses sin dar explicaciones suficientes, algunos británicos se sienten con el legítimo derecho de pedir a los Windsor que sean más comunicativos sobre el estado de salud de Kate.

 

 

 

 

 (cnn.com)