Opinión

LO MÁS IMPORTANTE DEL INFORME, ESTUVO FUERA DEL INFORME…

Por: Mario Ponce Lavalle – Quito

 

El presidente Noboa Azín, ha acudido durante la mañana del 24 de mayo -fecha histórica por excelencia, que concentra la identidad nacional- para rendir ante la Asamblea Legislativa, su informe de labores tal como manda la Constitución de la República.

Por esta vez -y debido a la inédita aplicación constitucional de la denominada “muerte cruzada”- este informe de labores y el consiguiente estado de la Nación, ha debido referirse al corto plazo de seis meses de gestión del Ejecutivo -circunstancia no menor- si se trata de analizar con objetividad, el contenido de dicho informe.

La intervención del presidente Noboa Azín, ha guardado la estructura y el estilo personal que a él le gusta; y que los ecuatorianos vamos ya poco a poco, asimilando: el estilo “telegrama”. Aunque apoyado novedosamente, en cortos videos, que lo volvieron algo “más cool” … Pero… debemos necesariamente preguntarnos: ¿Es adecuado, que un Informe a la Nación, deba ser compacto como un “telegrama” y “cool” como una arenga de campaña electoral…?

Nada se dijo sobre la Política Exterior del Estado frente al mundo; casi nada de cifras que apoyen los válidos conceptos vertidos dentro su “compacta” intervención; ninguna acotación a la Consulta Popular -y su resultado- hecho democrático que “por default”, ha sido un evento trascendente en lo que va de su gobierno…(?)

Un acierto, sin lugar a dudas, su público reconocimiento -en nombre de nosotros, el pueblo del Ecuador- a las FFAA y Policía Nacional, por su abnegada labor en la lucha contra las mafias y los criminales, a partir del “punto de inflexión” de su gobierno: ¡el 9 de enero de 2024…! En fin, creo que el joven Presidente -y sus asesores- deberían meditar si es conveniente, que estas instancias constitucionales -que quedarán en el archivo de la historia como testigos de su gestión- sean solamente “telegramas” de una declaración de principios conceptuales, o verdades sustentadas en necesarios apuntes cuantitativos que! ¡avalen una REALIDAD DE LA GESTIÓN realizada !, que es lo que es, un Informe a la Nación…

Dicho lo dicho -con respeto, como corresponde- quiero sustentar por qué, creo que lo más importante de este Informe, ha estado por fuera del mismo… El Art. 147.7 de la Constitución Política del Estado, reza “…Presentar anualmente A LA ASAMBLEA NACIONAL, el informe sobre el cumplimiento del Plan Nacional de Desarrollo y los objetivos que el gobierno se propone alcanzar durante el año siguiente.”

NO dice, ante “parte”, o ante la “mayoría”, o ante “los que les dé la gana de ir” a escuchar ese Informe; en tal virtud, ¡la INASISTENCIA DELIBERADA del Bloque de la Revolución Ciudadana (el correismo)! es no solo una ACCIÓN PUNIBLE en su contra, sino también, un desaire miserable, a los Héroes de la historia patria, lo cual los sitúa -nuevamente- como la escoria que son… y DEBERÍA SER CASTIGADA, con la Ley en la mano.

Este grupejo despreciable de patanes -que se cree “con derecho” de hacer lo que le venga en gana- ha hecho gala, no solo de su falta de educación y ausencia total de buenas costumbres, sino que ha demostrado, la carencia de un mínimo acervo democrático, al salir corriendo cual maricas en estampida (lean en el DRAE la 2ª acepción de la palabra “Marica”) a refugiarse detrás de un televisor…en vez de debatir ahí, en el hemiciclo donde se debaten las ideas en democracia, su inconformidad y/o desacuerdo, con lo que diga el informe del Ejecutivo…

 ¿Qué opina, Presidente Kronfle? Pero lo más importante, de haber brillado por su ausencia, ¡radica en haber quedado ya -sin duda alguna-! identificados como el brazo político de las mafias imperantes en el País…! o sea, aquellas que habiendo sido reconocidas por el Presidente, como “…infiltradas en todo organismo institucional…” DEBERÁN SER EXTIRPADAS por el gobierno, ¡pues ellas! son el REAL ENEMIGO…! Siempre será VITAL, SABER QUIEN ES EL ENEMIGO… y creo que hoy, el gobierno junto al pueblo bueno del Ecuador, ya no tienen la más mínima duda sobre ello… ¿No es así ?