Opinión

Lo más alarmante de la historia de Alex Jones

Nota del editor: Nicole Hemmer es investigadora asociada de la Universidad de Columbia en el Proyecto de Historia Oral de la Presidencia de Obama.

(CNN) — «Jesse fue real. Soy una madre de verdad».

Es una declaración impensable para una madre afligida: testificar que su hijo de 6 años, asesinado mientras estaba sentado en la escuela, realmente había vivido, y que ella era la mujer que lo había dado a luz y lo había criado durante los pocos años que estuvo vivo. Pero ese fue el testimonio que Scarlett Lewis dio esta semana en una audiencia para determinar los daños contra Alex Jones, un teórico de la conspiración y personalidad de los medios de comunicación. (Jones fue declarado responsable de difamación en una sentencia en rebeldía a principios de este año).

Alex Jones, de Infowars, es responsable de los daños provocados por sus afirmaciones falsas sobre el tiroteo en Sandy Hook, dictamina un juez

Después de que 20 niños y seis adultos fueran asesinados en la escuela primaria de Sandy Hook en 2012, Jones comenzó a hilar escabrosas conspiraciones según las cuales el tiroteo nunca ocurrió y las familias destrozadas eran simplemente actores. La conspiración desencadenó años de acoso, ya que los conspiradores apuntaron a los padres en duelo, que han tenido que contratar seguridad para su protección. Desde que se presentaron las demandas por difamación, Jones se ha disculpado y ha afirmado que se encontraba bajo una «forma de psicosis» que le hizo creer en la teoría de la conspiración.

La conspiración de Sandy Hook convirtió a Jones en el equivalente en la radio de la Iglesia Bautista de Westboro, que organizó protestas viles contra los homosexuales en los funerales de los soldados. Pero en pocos años, Jones se convertiría en parte de la estructura de poder de la derecha, desde sus entrevistas con el futuro presidente Donald Trump hasta su supuesto papel como organizador de la insurrección del 6 de enero.

Más que eso, muchos en el Partido Republicano y el movimiento conservador suenan cada vez más como Jones, volviendo las conversaciones sobre banderas falsas, actores de crisis y redes de pedofilia ahora en un pilar de la retórica de la derecha. Y aunque la presidencia de Trump abrió la puerta a la generalización de Jones, es importante entender que el Partido Republicano estaba listo para una transformación a la “Alex Jones”.

Desde sus inicios en las décadas de 1940 y 1950, el movimiento conservador moderno adoptó una mentalidad conspirativa. Desde los libros que afirmaban que el expresidente Franklin Roosevelt permitió que los japoneses atacaran Pearl Harbor para unir a los estadounidenses en la guerra, hasta las conspiraciones contra la fluoración de la Sociedad John Birch, pasando por la cacería de brujas contra los comunistas de la era McCarthy, las teorías conspirativas se han convertido en un componente central del conservadurismo en Estados Unidos.

La insurrección en el Capitolio fue alimentada por grupos conspirativos, extremistas y movimientos marginales
Pero, con la excepción del macartismo, la derecha conspirativa se mantuvo separada del Partido Republicano. Incluso los políticos de derecha, especialmente los que aspiraban a la presidencia, se alejaban de los conspiracionistas de mirada enloquecida que se habían vuelto populares entre su base conservadora.

Esto cambió en la década de 1990, cuando la política, el entretenimiento y la conspiración se mezclaron cada vez más. Pat Robertson, el televangelista que se postuló a la candidatura presidencial republicana en 1988, publicó su tratado de conspiración, «The New World Order», en 1991. Basándose en varias décadas de conspiraciones sobre el «gobierno mundial», Robertson detalló una coalición de la Comisión Trilateral, los Illuminati, el Grupo Bilderberg, los masones y otros que trabajan para lograr un único gobierno mundial y, en última instancia, el Fin de los Tiempos. Fue un bestseller, según The New York Times.

Robertson no fue el único candidato presidencial republicano que advirtió sobre el nuevo orden mundial. Se convirtió en un elemento básico de los discursos de Pat Buchanan en sus tres candidaturas presidenciales entre 1992 y 2000. Y aunque la frase hablaba de las ansiedades sobre la geopolítica de un mundo posterior a la Guerra Fría, también aludía a las teorías de la conspiración que se hacían cada vez más populares no solo entre las bases conservadoras, sino también entre los funcionarios republicanos. Durante los años de Clinton, los miembros del Congreso realizaron investigaciones sobre los helicópteros negros (un elemento básico de las conspiraciones de la década de 1990) y destacaron innumerables conspiraciones sobre Bill y Hillary Clinton.

Fuera del Congreso, la nueva y poderosa radio de derecha de los años 90 y 2000 también allanó el camino para la aceptación de Jones. El programa de radio de Glenn Beck recorría las conspiraciones a una velocidad impresionante, pasando por Common Core, George Soros y Agenda 21, una teoría conspirativa sobre las Naciones Unidas. Mezclaba la política y la conspiración no solo en sus contenidos, sino también en su publicidad.

Advirtiendo que el “Fin de los Tiempos” estaba cerca, que la catástrofe acechaba a la vuelta de la esquina, Beck promovió todo tipo de cosas, desde el oro hasta el almacenamiento de alimentos, pasando por las «semillas de supervivencia», todo ello destinado a ayudar a los oyentes a sobrevivir al inminente colapso de la sociedad. (En los años posteriores, Beck admitió que «jugó un papel, por desgracia, en ayudar a destrozar el país»).

Estos hilos se juntaron en los años de Obama, cuando Beck se convirtió en una de las voces más prominentes del movimiento del Tea Party y las conspiraciones se extendieron por la derecha. Eso proporcionó una verdadera oportunidad para que alguien como Jones se abriera paso en la política estadounidense. Mientras que sus grotescas conspiraciones sobre Sandy Hook no ganaron tracción en los círculos republicanos, otras sí lo hicieron, como la conspiración de “Jade Helm 15”, de 2015. Jones convirtió un ejercicio militar de rutina en Texas en una nueva teoría de la conspiración, diciendo a su audiencia falsamente que era un esfuerzo encubierto del gobierno para prepararse para imponer la ley marcial.

Esa teoría de la conspiración escapó rápidamente de los círculos de InfoWars, abriéndose paso en la radio de la derecha y en la política republicana. El gobernador de Texas, Greg Abbott, ordenó a la milicia estatal que vigilara el ejercicio. El senador Ted Cruz de Texas, que se prepara para una candidatura presidencial, también legitimó la conspiración, diciendo que, aunque los militares le habían asegurado que se trataba de un ejercicio de entrenamiento rutinario, «entiendo el motivo de preocupación e incertidumbre, porque cuando el gobierno federal no ha demostrado ser digno de confianza en esta administración, la consecuencia natural es que muchos ciudadanos no confían en lo que dice».

Ted Cruz acusa a Big Bird de difundir propaganda para el Gobierno de EE.UU.
El giro que le dio Cruz ayuda a explicar por qué el espacio entre Jones y el Partido Republicano se derrumbó en la década de 2010. El Partido Republicano pasó décadas argumentando que el gobierno era corrupto, si no ilegítimo, y se hizo cada vez más dependiente de los medios de comunicación de derecha para impulsar el mensaje del partido.

Por lo tanto, se necesitó muy poco esfuerzo para volcarse en el mundo de las conspiraciones salvajes, especialmente una vez que, con la elección de Trump, los republicanos se dieron cuenta de que no habría ningún precio que pagar por hacerlo.

Los últimos años han sugerido que la factura se está pagando: Trump perdió la presidencia y el Congreso, Jones perdió su juicio por difamación y varios medios de comunicación de derecha se enfrentan a fuertes demandas por difamación por sus conspiraciones electorales. Sin embargo, eso aún no ha frenado el impulso de las conspiraciones por parte del partido.

De hecho, es posible que Alex Jones nunca hable en una convención republicana ni forme parte de la programación de Fox News en horario de máxima audiencia. Pero no tiene por qué hacerlo. Su pensamiento conspirativo, su retórica y su estilo están ahora bien integrados en el Partido Republicano, un legado no solo de los años de Trump sino de décadas de política de la conspiración.

 

 

 (cnn.com)