Opinión

Lo dicho, dicho está , y nada lo cambiará.

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil

[email protected]

La considerada por el Gobierno Nacional como desatinada publicación del experimentado periodista norteamericano JON LEE ANDERSON sobre el perfil de Presidente de la República Daniel Noboa Azin, no está muy distanciada de la realidad Nacional, pero desde que se inventó la excusa de sacar de contexto cualquier declaración, opinión o crítica de cualquier funcionario público a nivel mundial, se podría considerar en nuestro tercer mundo que el problema quedó solucionado o superado y posiblemente sin ningún problema posterior a los hechos supuestamente descontextualizados.

Después de que la nueva Secretaria de Comunicación, Irene Vélez Froment, columnista de varios medios de comunicación, analista, catedrática de la EXCELENTE INSTITUCIÓN UNIVERSITARIA U.E.S.S. y Estratega Política, ¿quién ha cuestionado la publicación de un experimentado periodista a nivel mundial?

En nada cambiarán los errores, que aunque sean considerados de buena fe, en el fondo le hicieron un grave e irreparable daño a la credibilidad de un país que necesita de suma urgencia que sea representado con sólida cultura, honor y altura a nivel mundial.