Economía

Llurimagua, otro proyecto minero en Imbabura que enfrenta a la Justicia

Una nueva lucha entre un proyecto minero a gran escala y los derechos de la naturaleza se ventila en los tribunales de la provincia de Imbabura.

Esta vez, comunidades aledañas a la zona de intervención, grupos ecologistas y de defensa de la naturaleza impusieron una acción de protección para evitar el avance del proyecto minero denominado Llurimagua, que -dicen- afecta a los ciudadanos y provocaría la extinción de especies endémicas de la zona.

Paradójicamente, Llurimagua también está ubicado en el cantón Cotacachi, zona de Intag, lugar donde hace menos de dos meses se ganó un litigio similar contra el Estado y la empresa dueña de dos concesiones mineras que amenazaban el bosque protector Los Cedros, tras un análisis del caso por parte de la Corte Constitucional.

Caso Llurimagua
Los comuneros que se sienten afectados por el proyecto presentaron la acción de protección con el apoyo de la Alianza de Organizaciones por los Derechos Humanos, en coordinación con la iniciativa denominada ‘Intag Santuario de Vida’.

La audiencia comenzó el 31 de enero de 2022 y continuará al menos hasta este 2 de febrero, donde las partes demandadas son el Ministerio del Ambiente y Ministerio de Energía y Recursos Renovables por presuntas vulneraciones a los derechos constitucionales ante el peligro inminente en el que se encuentra la zona de Intag, en caso de que se ejerza la explotación de cobre.

Sin embargo, esta no es la primera vez que el caso de Llurimagua llega a instancias judiciales, pues en el 2020, una jueza ya concedió la acción de protección y medidas cautelares para cuidar la naturaleza y sus especies; pero meses después esta decisión fue anulada por la Corte Provincial de Imbabura, ya que un nuevo juez del caso lo desestimó.

Es así que la comunidad y organizaciones defensoras de los derechos humanos y ambientales pidieron una nueva acción de protección, que busca proteger de una vez por todas a las especies en peligro de extinción, a las comunidades humanas y a los recursos naturales de la zona.

Especies únicas en el mundo
Los motivos que impulsan esta nueva acción de protección son, principalmente, ambientales.

La bióloga Natalia Greene ha expuesto que la zona de Intag es el hogar de varias especies endémicas.

Entre ellas se encuentran la rana nodriza confusa (Ectopoglossus confusus) y arlequín hocicuda (Atelopus longirostris), de las cuales la primera se encuentra en peligro de extinción, mientras que la segunda se declaró extinta, pero fue redescubierta en 2016, por la Unión Mundial por la Naturaleza (UICN), precisamente en la zona de intervención de Llurimagua.

Ambas especies, según los investigadores, sólo existen en esta zona del planeta, pero no son las únicas en riesgo, pues con ellas hay otras 15 especies más en peligro de extinción, que estarían afectadas por el proyecto minero.
Zonas naturales vulnerables

La organización Decoin (Defensa y Conservación Ecológica de Intag) expone que la concesión minera de Llurimagua se encuentra en la cordillera del Toisán, abarcando bosques primarios y secundarios, con cientos de especies en peligro y dentro de la zona de amortiguamiento de una de las áreas protegidas más importantes del planeta, el Parque Nacional Cotacachi Cayapas.

“Antes de que Codelco adquiriera la concesión, estuvo en manos de, primero, una filial del gigante Mitsubishi Corporation, en los años 90. Y en los 2000 de una empresa canadiense. Ambas tuvieron que abandonar el proyecto debido a la decidida resistencia de las comunidades y organizaciones de la zona de Intag”, detallaron.

“Esa resistencia sigue en pie y fue la que obligó al gobierno del presidente Rafael Correa, en mayo de 2014, a utilizar cientos de policías y militares de grupos élites para ingresar violentamente a la concesión minera. Fue la única forma. Se trata, en definitiva, de un proyecto minero que nació ilegítimo y que está plagado de problemas”, agregaron.

Irregularidades detectadas
Los problemas a los que se refieren desde la Decoin, fueron expuestos por un informe de la Contraloría General del Estado, en 2019.

En este entonces, se señalaron 12 irregularidades en la concesión minera Llurimagua, que iban desde problemas entre la alianza para conformar una empresa de economía mixta entre las estatales mineras de Chile y Ecuador, que opere e invierta en el proyecto, hasta falencias de tipo ambiental, en las licencias, estudios y planes de manejo, detectando las primeras afectaciones a fuentes hídricas.

Buscan protección con leyes locales
Otro inconveniente para las empresas mineras, según la Decoin (Defensa y Conservación Ecológica de Intag), es que el Gobierno municipal del cantón Cotacachi, donde se encuentra la zona de Intag, ha aprobado varias ordenanzas medioambientales para proteger su biodiversidad y sus recursos hídricos.

La respuesta más reciente a la amenaza minera es la propuesta de ley para declarar toda la zona de Intag como ‘Santuario de Vida’, para proteger bosques, fuentes de agua, especies endémicas y ecosistemas primarios.

“Cabe señalar que en Intag no sólo se encuentra el proyecto Llurimagua, sino también una veintena de otras concesiones mineras, entre ellas varias del gigante BHP Billiton (la que no ha podido iniciar la exploración). Una de las cosas que promueve el proyecto de ley es solicitarle al Gobierno Nacional que anule todas las concesiones mineras metálicas de esta jurisdicción”, explicaron.

Leonardo Di Caprio se interesó en Intag
El nuevo juicio que enfrenta los intereses de la minería a gran escala y los derechos de la naturaleza, por el proyecto Llurimagua, ha tenido tanto eco a escala internacional que el artista Leonardo Di Caprio, en sus redes sociales (Instagram y Twitter), promueve una campaña para proteger las especies en peligro de extinción, bajo el ‘hashtag’ #SalvemosIntag.

“Hagamos un llamado a los tribunales de Ecuador para que defiendan los derechos de la naturaleza del país, la próxima semana cuando un tribunal municipal escuche un caso para determinar el futuro de un proyecto de minería de cobre a cielo abierto a gran escala en la insustituible área clave para la biodiversidad de Intag – Toisán”, escribió.

 

 

 (lahora.com.ec)