Opinión

LLEGÓ PARTE DE LOS AVANGERS.

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil

antonioxaguirre@gmail.com

No llegaron procedentes de los cómics ficticios estadounidenses. Estos vengadores criollos llegaron desde el altiplano quiteño, tampoco llegaron completos, solamente la mitad ofrecida.

Está bien reforzar la fuerza policial y la seguridad colectiva en la provincia del Guayas, pero lo que no es bueno, peor recomendable es que le quiten a Quito y a la provincia de Pichincha su personal de seguridad, conociendo que es una ciudad más volátil y apetecida por los sediciosos, que por ningún motivo se olvidarán de la preparación de otra intentona golpista.

No hay que descartar la posibilidad que los ciudadanos de Pichincha se sientan rezagados en lo que a seguridad se refiere y con todo derecho reclamarían por la defensa de su seguridad y estabilidad social.

Más prudente y necesario sería, por ejemplo, rehabilitar o repotenciar la escuela de formación de Policías cercana a Guayaquil – vía a la Costa y que las autoridades junto con la sociedad civil intervengan en la administración de la institución, me parece que hubo algún intento hace algunos años que a lo mejor murió en el intento, también existe otra escuela de formación de Policías desde hace algunos años en la entrada a Babahoyo, que desconozco si se mantiene en actividad.

Soluciones siempre hay, lo que escasean es la voluntad, la experiencia y la decisión para resolver problemas en beneficio del país, algunos más se dedican a la parte económica y, otros a promocionar su figura para las próximas elecciones provinciales y cantonales, después de otro año pandémico.