Realidades

Linda Blair: historia y vida después de ‘El Exorcista’

Pocos han sido los actores que han logrado deshacerse del estigma que les dio el estrellato. Linda Blair no fue uno de ellos. Participar como Regan MacNeil en la película The Exorcist a los 14 años con todas las alabanzas de la crítica cinematográfica y casi la posesión de un Oscar, le destruyó la vida… o al menos eso afirma ella. Y aunque intentó recuperarse muchas veces, jamás pudo recuperar la normalidad de su vida.

Sueños de infancia

Lo que Linda Blair siempre soñó fue estudiar equitación y medicina veterinaria. Puesto que ambas disciplinas son costosas, participó en innumerables comerciales y catálogos de ropa, para pagar sus clases, hasta que llegó la oportunidad de The Exorcist. Cuando se presentó al casting y se quedó con el papel, vio la posibilidad de hacer sus sueños realidad, pero lo que obtuvo a cambio fueron amenazas de muerte por parte de fanáticos religiosos. Como éstas eran bastante graves, la productora tuvo que contratar seguridad privada para ella y toda su familia. Sin embargo, al terminar la promoción de la cinta, la productora dejó de pagar y comenzó el peregrinaje de los Blair en diferentes estados y casas de amigos de sus padres. No importaba el lugar en el que estuviera, las amenazas la encontraban.

Arresto por drogas y el hospital mental

Después de varios intentos por ser una chica normal participó en algunos proyectos en papeles secundarios, pero todos pasaron inadvertidos, y cuando se presentaba a los casting de otras cintas, como Taxi Driver y The Blue Lagoon no era contratada.

Llegó el año 1997 y con él su peor pesadilla: fue arrestada en diciembre con varios gramos de cocaína y metanfetaminas. Por lo tanto, fue procesada por posesión y distribución de drogas. La corte le dio una sentencia de tres años que cumpliría con la modalidad de libertad condicional. También fue obligada a integrarse a un programa de rehabilitación y a aparecer en varios programas de servicio público sobre el abuso de sustancias.

Después del escándalo fue menos solicitada por Hollywood y sufrió un terrible quiebre emocional. Fue recluida en un psiquiátrico para vigilar su salud mental.

CC