Opinión

El Libertador enfundó su espada, ya no camina por América Latina

Antonio Aguirre M.

antonioxaguirre@gmail.com

Durante su lento periplo pre-electoral, en la ciudad de Riobamba, el candidato del continuismo sigue demostrando su desconocimiento de la realidad económica del país, en su baratillo de ofertas ahora ofrece triplicar el bono de desarrollo humano de $50.00 a $150.00 mensuales, con el cuento de la importancia social de proteger a las personas mayores.

Como él se convirtió en “momia coctelera” gozando de los privilegios económicos que su cargo de Enviado Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para las personas con discapacidad, seguramente no conoce o no le han informado, que este, su gobierno ante la imposibilidad de seguir pagando el bono a los necesitados tuvo que depurarlo y eliminar decenas de miles de beneficiados, ahora en época de crisis ofrece triplicar la dádiva, técnicamente difícil de cumplir en las condiciones actuales, a no ser que continúe con la manía impositiva y nos claven más impuestos.

Tomarse el nombre del Libertador Simón Bolívar Palacios y utilizarlo en una revolución de origen netamente Venezolana es un sacrilegio histórico nacional, además pone en vigencia su cierto y oportuno pensamiento: “He arado en el mar y sembrado en el viento”. Frase que utilizó luego de la división de la Gran Colombia.

Por si acaso tampoco conozca el candidato del continuismo, el Libertador no era comunista, si fue un idealista de la integración, jamás un desintegrador de la sociedad, más bien fue amante de la buena vida con su propio dinero.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.