Actualidad

Ley de Movilidad Humana facilita el retorno de migrantes

La Ley se basa en los principios constitucionales de no criminalización de la migración

QUITO. “La aprobación de la Ley de Movilidad Humana es un reconocimiento tácito de los derechos de los migrantes ecuatorianos”, así se refirió el legislador Esteban Melo a la decisión unánime del Pleno de la Asamblea Nacional de dar paso a esa normativa, que según la asambleísta Dora Aguirre, demoró un año dentro de la Comisión de Relaciones internacionales, mientras se recogían observaciones y analizaba el contenido de la normativa.

Según Esteban Melo,  la Constitución estableció un marco normativo y lo que había que hacer es desarrollarlo, pues cree que ahora los migrantes ya son sujetos de derechos. Además, aseguró que significa que viene la construcción de políticas públicas basadas en las leyes, que permitirán que los ecuatorianos tengan mejores condiciones en el exterior.

Más derechos

Melo también se refirió al derecho a la protección consular, que antes de la ley era voluntario, pero ahora no es una simple opción. “Tendrán derecho a los mecanismos de acceso a la salud, que permita a los ecuatorianos en el exterior tener una mejor situación en estos temas. Se les facilita la defensa de sus situaciones de carácter civil y penal, se hace más sencillo el retorno, porque se mejora el plan Bienvenido a Casa”, dijo Melo.

Para el legislador, la Ley se basa en los principios constitucionales de no criminalización de la migración, además consta el hecho que tienen que cumplir las normativas ecuatorianas, es decir, existirá apoyo para que quienes lleguen estén de forma regular en Ecuador. “Un dato interesante es que deberán estar afiliados a un seguro público o privado, lo que también permitirá garantizarles la salud. Delegados de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados lo han dicho, Ecuador con la aprobación de la ley Ecuador se convierte en pionero en materia de derechos y obligaciones en materia de movilidad humana”, explicó Esteban Melo. (Asamblea/La Nación)