Economía

Lejos de la euforia, la Bolsa de San Pablo cae 1,3%

Confirmada la remoción de Dilma Roussef, el Bovespa sigue bajo presión de datos económicos muy negativos para Brasil

EE.UU. La bolsa de San Pablo opera con una caída de 1,3%, en 57.829 puntos en su índice Bovespa, con un leve recorte de pérdidas tras confirmarse que el Senado votó a favor de la destitución de Dilma Rousseff, en una jornada histórica para el Brasil.

La plaza brasileña, que desde la asunción provisoria de Michel Temer fue descontando en precios el inevitable giro político en el país, asimila noticias de la macroeconomía del gigante sudamericano que lucen muy desfavorables y que dieron por tierra con cualquier reacción de euforia por el cambio en la conducción de los destinos de una de las diez economías más grandes del mundo.

Las acciones de Petrobras Brasil ceden 1,8% en San Pablo y 3% en Wall Street. El gigante minero Vale resta 2,9% y 3,3%, respectivamente. La siderúrgica Gerdau cae 0,4% en San Pablo y 1,4% en Nueva York, mientras que Banco Itaú resta 1,2 y 2,4 por ciento.

En el mercado de divisas, el real se apreciaba un 0,2% con respecto al dólar, que era negociado a 3,232 reales para la compra y a 3,234 para la venta en el tipo de cambio comercial brasileño.

Entre otros indicadores, que revelan la situación crítica de la economía de Brasil en los últimos años de administración del PT, se conoció que el PBI se contrajo por sexto trimestre seguido entre abril y junio, según datos oficiales, aun cuando la inversión creció por primera vez desde 2013, lo que avivó las expectativas de una recuperación.

 La recesión brasileña del período 2015-2016 va camino a convertirse en la más severa de su historia

El producto interno bruto (PIB) de Brasil se redujo 0,6% en el segundo trimestre, dijo el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE). En la comparación interanual, el producto interno bruto (PIB) de Brasil cayó un 3,8% en el segundo trimestre, agregó el IBGE.

Proyecciones de mercado apuntan a una contracción por encima de 3% para la economía brasileña en 2016, un retroceso por segundo año seguido, antes de una expansión estimada de 1,2% en 2017.

Por otra parte, la tasa de desempleo en Brasil subió hasta el 11,6% de la población económicamente activa en el trimestre entre mayo y julio de este año, cuando cerca de 11,8 millones de personas buscaba trabajo en el mayor país latinoamericano. Se trata del mayor nivel de desocupación medido en Brasil desde enero de 2012.

El índice viene creciendo gradualmente desde el 6,5% medido en el trimestre entre septiembre y noviembre de 2014, con lo que prácticamente se duplicó  en dos años, como consecuencia de la recesión que vive Brasil.

También se informó este miércoles un déficit primario de 12.816 millones de reales en julio, equivalentes a unos USD 4.000 millones, que revelan las dificultades fiscales de Brasil.

De esta forma, las cuentas públicas brasileñas acumularon en los siete primeros meses del año un déficit fiscal primario de 36.592 millones de reales (unos USD 11.088,5 millones), el mayor para el período en la historia del país, informó el Banco Central. (INFOBAE)