Actualidad

Legislativo ecuatoriano rechaza el golpe de Estado en Brasil

La titular de la Asamblea hizo un llamado a unir fuerzas y acciones para potenciar las bases de la soberanía popular y nacional.

QUITO.  La Asamblea ecuatoriana aprobó este jueves con 84 votos una resolución rechazando la destitución de la presidenta de Brasil, Dilma Rouseff.

El Legislativo resolvió “rechazar todas las formas de golpe de Estado o de desestabilización política, que se puedan instaurar en nuestros países latinoamericanos, con la finalidad de violentar nuestras democracias e irrespetar la soberanía popular”.

La presidenta de la Asamblea, quien presentó la moción, enfatizó en el papel que deben cumplir los parlamentos. “Deben ser los garantes de la democracia y la voluntad popular, jamás instrumentos para fraguar golpes de Estado”.

Rivadeneira aseguró que “ha sido la democracia la que ha sido sometida al juicio y la voluntad de las élites económicas (…) y constituye un duro revés al proceso de integración regional y de proceso compartido de desarrollo”.

El pronunciamiento emitido por la Asamblea también condenó la violencia de género y discriminación política ejercida en el proceso contra Dilma, e invitó a otros parlamentos de la región a “reprobar este golpe”.

La titular de la Asamblea hizo un llamado a unir fuerzas y acciones para potenciar las bases de la soberanía popular y nacional.

“Hago un llamado a todo el arco progresista y democrático, a quienes sin necesariamente pertenecer o simpatizar con nuestro espacio político, comparten banderas populares, progresistas y latinoamericanistas, para que el pueblo siga siendo el dueño de su destino, en democracia y sin privilegiados de ninguna clase”.

El Senado brasileño resolvió, con 61 votos a favor, destituir a Dilma Rousseff reelegida en octubre de 2014 para darle continuidad a la política del Partido de los Trabajadores, el PT, en el poder desde el 1 de enero de 2003.

La exguerrillera de 68 años asumió el poder en 2011 y debía concluir su mandato en 2018. Tras su destitución fue posesionado inmediatamente en el poder el exvicepresidente, Michel Temer.

Luego del golpe de Estado, Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela decidieron retirar a sus representantes diplomáticos en Brasil y dieron su apoyo a Rousseff. (ANDES/La Nación)