Opinión

LASSO M., UN PÁJARO DE MAL AGUERO

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil

antonioxaguirre@gmail.com

 

Ya no es considerado como el Rey Midas que todo lo que tocaba lo convertía en Oro, ahora todo lo que toca o tocó mientras ejerció la Primera Magistratura del país, el expresidente Lasso, lo está convirtiendo, para decirlo menos ofensivo, lo transforma en una basura inservible.

La última víctima de su influjo maléfico es nada más y nada menos que la expresidenta de la Asamblea Nacional, Doña Guadalupe Llori, quién ha sido expulsada de las filas de Pachakutik, la institución más representativa de la grande y poderosa Oligarquía Indígena Nacional, conocidos como Desestabilizadores Profesionales.

Con esta resolución ya son tres los separados: los otros dos son Ricardo Vanegas y Jessica Castillo, ambos exlegisladores en el período anterior.

Sin tener una sola gota de vergüenza, el peor presidente de la Historia Republicana todavía no descarta su peregrina y genial “ideota” (por lo grande) de competir en la próxima campaña presidencial, en la que tendría un mano a mano por el último lugar con el candidato Bolívar Armijos.