Actualidad

Lasso: Aportes de los generales Moncayo y Bravo serán fundamentales en la lucha contra el crimen y el narcotráfico

Presidente Guillermo Lasso tomó juramento del General Paco Moncayo como Consejero de Seguridad Nacional y del General Wagner Bravo como Secretario de Seguridad Ciudadana, en un acto realizado este miércoles 26 de abril en el Palacio de Carondelet

El Presidente Guillermo Lasso tomó juramento a los generales Paco Moncayo y Wagner Bravo, como Consejero de Seguridad Nacional y Secretario de Seguridad Ciudadana, en un acto celebrado en el Palacio de Carondelet.

Lasso agradeció la incorporación de ambos oficiales a su gabinete y destacó que sus aportes serán fundamentales en la lucha contra el narcotráfico y la delincuencia organizada.

El Primer Mandatario nacional reconoció que “la inseguridad es el principal problema que estamos afrontando como país y este problema conlleva soluciones integrales. Una de las medidas que tomaremos es el fortalecimiento de nuestro equipo de gobierno. Es un honor presentar a dos distinguidos ecuatorianos que se suman a la misión de luchar en contra de la inseguridad”.

Lasso señaló que ambos oficiales cuentan con numerosas distinciones por su exitosa carrera militar, “pero puedo afirmar sin temor a equivocarme que se trata de dos hombres de gran trayectoria y patriotismo, su preparación y formación académica, dentro y fuera del país, y sus conocimientos en el tema de la seguridad serán fundamentales en la lucha que estamos librando en contra del crimen organizado, el narcotráfico, el terrorismo y otros delitos”.

Destacó el “alto espíritu patriótico” de los nuevos funcionarios y advirtió que este día se abre una nueva etapa en la lucha contra la inseguridad en el país.

Respuesta contundente

Por su parte, el General (sp) Paco Moncayo Gallegos, nuevo Consejero de Seguridad Nacional dejó claro que el combate de la delincuencia y el crimen organizado va a requerir de una respuesta contundente en la que deben estar involucradas todos los sectores de la sociedad.

Precisó que “cuando la patria está en peligro, cuando los ecuatorianos sufrimos la angustia de vernos acosados por fuerzas oscuras y peligrosas, cuando existe una percepción generalizada de vivir una horrible pesadilla y que la zozobra se ha vuelto insoportable, ningún ecuatoriano de bien, y menos un militar, como es mi caso, puede negar su aporte a la gran minga nacional que se requiere para volver a ser la isla de paz que nos merecemos y que se merecen las nuevas generaciones”.

Moncayo destacó que tras recibir la llamada del Presidente Guillermo Lasso, su respuesta fue inmediata y clara, “usted y el país pueden contar conmigo, sin reservas, ni condiciones, sin pedir nada a cambio”.

Adelantó el Consejero de Seguridad Nacional que la tarea por iniciar será “dura y escabrosa” pues deberá vencer obstáculos y dificultades. Moncayo hizo un homenaje a los miles de funcionarios de los cuerpos de seguridad del país que exponen sus vidas en la lucha por proteger la paz y la seguridad del pueblo ecuatoriano.

Manifestó que llega al gabinete “a sumar esfuerzos, a poner nuestra experiencia y conocimientos a su servicio, deben saber y estar seguros que cada política, cada plan, cada tarea serán meticulosamente diseñadas buscando que su esfuerzo no sea en vano y velando siempre por su seguridad y bienestar”.

Destacó que enfrentar al crimen organizado “requiere de una respuesta contundente que debe surgir desde el conjunto de la sociedad y desde todas las instancias de la política, no hacerlo sería favorecer los intereses de las organizaciones criminales y traicionar las esperanzas de los ecuatorianos”.

Moncayo precisó que dentro de la democracia pueden expresarse las diferencias entre los distintos grupos políticos, respetando siempre los lineamientos constitucionales y remarcó que en la lucha contra la inseguridad el sistema democrático ofrece la posibilidad de alcanzar los acuerdos “necesarios y trascendentales” orientados al logro de estos objetivos.

“Es indispensable una estrategia unificada en contra del crimen organizado internacional, que coordine la actuación patriótica y comprometida de todas las funciones del Estado y de todos los niveles de gobierno, con el indispensable aporte de la comunidad nacional e internacional”, sentenció.

Mano dura

El nuevo Secretario de Seguridad Ciudadana, General Wagner Bravo Jaramillo, lamentó que los ataques y la violencia mantengan en la incertidumbre al pueblo ecuatoriano. Agradeció su designación y precisó que este nombramiento muestra la confianza se mantiene en las Fuerzas Armadas.

Bravo indicó que en la actualidad asumir esta cartera, “es una gran responsabilidad porque la mirada de nuestros compatriotas se ha volcado en la Presidencia y las autoridades de la seguridad, con la esperanza y con la certeza de que en esta batalla contra el crimen organizado no nos van a ganar y esa política de Estado se cumplirá”.

El General de Brigada reiteró el llamado del Presidente Guillermo Lasso, “usted ha dicho mano dura, porque el 99,9 por ciento de los ecuatorianos lo que desean es una cultura de paz y un territorio de democracia, libre de corrupción”.

Indicó que trabajarán en el control de la inseguridad en el corto plazo, pero al mismo tiempo que avanzarán en una visión de Estado, “para un estado permanente de paz que nos permita a los ecuatorianos no volver a vivir lo que estamos pasando el día de hoy”.

Adelantó que la política del Presidente Guillermo Lasso será permitir que el pueblo pueda “vivir sin temor”.

Recordó que el Consejo de Seguridad Pública y del Estado; que está convocado para realizarse el día jueves 27 de abril, es la máxima instancia del país para desarrollar, coordinar y evaluar las políticas en materia de seguridad.

Bravo indicó que el Cosepe con la autorización del Presidente debe “dictar una política pública que nos permita a todos en conjunto saber de nuestras responsabilidades, de nuestras tareas y que deben ser evaluadas para ser actualizadas en virtud de lo que se requiera”. (ILS)

 

 

Diario La Hora