Economía

Las reservas internacionales han sido claves para la reactivación económica y el aumento del crédito

Los más de $8.000 millones depositados en el Banco Central permiten fortalecer la dolarización.

Desde sectores políticos y sociales vuelven a resucitar los pedidos para que el Gobierno de Guillermo Lasso gaste los recursos “supuestamente ociosos” que están en la llamada reserva internacional del Ecuador. Esos pedidos llegan desde la oposición.

En abril de 2021 se aprobó la Ley de Defensa de la Dolarización en la Asamblea. En esa normativa se reforzaron los candados para que el Banco Central del Ecuador (BCE) no pueda convertirse en prestamista del Gobierno de turno, con parte del dinero depositado en esa institución.

En esa época, políticos y analistas advertían que se debía impedir que la reserva internacional sirviera para gasto público sin control. Pero ahora, hay voces para que los más de $8.000 millones de esa reserva dejen de servir para “pagar a los banqueros internacionales y vaya en beneficio del pueblo”.

Guillermo Avellán, gerente del BCE, explicó que hasta el 6 de mayo de 2022 las reservas internacionales sumaron $8.310 millones, pero recalcó que no son recursos que se guardan sin beneficio o utilidad.

“Las reservas internacionales crecen cuando aumentan las exportaciones, la inversión extranjera, las remesas y el financiamiento público y privado desde el extranjero. Se mantiene un saldo alto cuando más recursos se quedan en el país producto de una mayor confianza. Eso permite destinar más dinero hacia el crédito y atender necesidades a través del servicio público”, dijo.

En otras palabras, esas reservas son depósitos que custodia el BCE; pero que no son de su propiedad. Dentro de eso está un porcentaje de los depósitos de bancos privados, cooperativas y mutualistas (encaje bancario); recursos de la banca pública y del IESS; dinero para las operaciones de empresas públicas y Gobiernos locales. Solo 7% del total corresponde a la caja única del tesoro, la cual es manejada por el Ministerio de Economía

El dinero se mueve todos los días y sirve para que opere el sector público, para que el sistema financiero pueda seguir otorgando financiamiento y hasta como sustento para operaciones de comercio exterior.

“Precisamente porque han aumentado las reservas de manera tan importante es que se registra una mayor colocación de créditos, tanto en cooperativas, mutualistas y bancos. Ya se superaron los niveles prepandemia. Eso, justamente, es lo que ha permitido la reactivación en el consumo de los hogares y el aumento de la inversión privada”, aseveró Avellán.

 Normativa clara

El Código Monetario y Financiero establece claramente que el Banco Central no puede hacer operaciones cuasi fiscales, es decir, financiar al Gobierno Central.

En dolarización, el BCE es un banco de reserva y debe tener disponible liquidez para sus depositantes. Esto con el fin de evitar que se convierta en una especie de banco comercial que tiene como único cliente al Gobierno Central.

Desde 2014, cuando a Rafael Correa se le agotó el segundo boom petrolero, comenzó a echar mano de las reservas internacionales para financiar el gasto público. En menos de dos años, se esfumaron más de $7.000 millones, y nunca se pagaron los supuestos préstamos mediante los cuales se entregó esa liquidez al régimen de turno.

Sin embargo, Manuel González, economista y exmiembro del consejo asesor presidencial, explicó que incluso Correa no llegó a vaciar la cuenta de esas reservas, porque es indispensable para el funcionamiento de la economía.

“Desde 2012 hasta 2016, se acumularon déficits fiscales por casi $24.000 millones y, sin embargo, las reservas internacionales se mantuvieron en un promedio de $4.000 millones anuales. ¿Por qué no las usó para financiar el déficit fiscal y, en su lugar, adquirió deuda carísima? La respuesta es muy sencilla: porque las reservas no le pertenecen al Gobierno de turno. Es donde se registra el saldo entre entradas y salidas de dólares hacia y desde la economía y no todas las entradas y salidas de dólares son del Gobierno”, aclaró. (JS)

¿Cuándo se podría gastar las reservas?

Mauricio Pozo, exministro de Economía, explicó que únicamente en el caso que las reservas internacionales en el BCE sean mayores a sus pasivos exigibles, vale decir, sus depósitos, podría utilizarse parte de los recursos para gasto público u otros fines.

Actualmente, todas las obligaciones del BCE suman $16.431,2 millones. Así, las reservas internacionales cubren el 100% de los depósitos bancarios privados y públicos. Solo el 17,9% corresponde a los depósitos del sector público no financiero, el endeudamiento externo y el sistema de pagos.

Según la normativa vigente, hasta 2035 se debe equiparar las reservas y los pasivos exigibles del BCE, es decir, tener una cobertura total en el cuarto sistema de balances de esa institución.

Evolución de las reservas internacionales

USD millones
Fecha Monto
may-18 3.752,03
may-19 4.083,61
may-20 3.402,03
may-21 5.923,27
may-22 8.310,00

 

 

Diario La Hora