Economía

Las remesas que llegan a Ecuador crecen a la par de la xenofobia en los países que las envían

Estados Unidos y España, los dos países desde donde se envió el mayor monto de dinero a Ecuador en 2023. Las autoridades de esas naciones consideran que se debe reforzar el control de inmigrantes para que su economía se pueda fortalecer.

Para la economía ecuatoriana, las remesas que envían los compatriotas son fundamentales. En el 2023, según cifras del Banco Central, alcanzaron un monto récord de USD 5 447,5 millones, que representaron el 4,6 % del Producto Interno Bruto (PIB) nacional. Se trata de un importante incremento (14,8 %), pues el valor que ingresó al país en el 2022 fue de USD 4 743,5 millones.

Esto, sin embargo, representa un inconveniente para un buen porcentaje de los habitantes de los países desde donde se envía dinero. Según la encuesta de Ipsos de noviembre de 2023, la preocupación por el control de la inmigración se ubicó en el octavo puesto entre las 10 principales preocupaciones del mundo.

La investigación realizada en 29 países, a personas de entre 16 y 74 años, también encontró que el 15 % de los encuestados consideran que su país se fortalecería si se detuviera la inmigración. Se trata del porcentaje más alto desde marzo del 2020.

Esta percepción está ligada con la violencia. Esta es la segunda mayor preocupación de los encuestados, quienes encuentran que los extranjeros son, en parte, responsables de los crímenes y la delincuencia que se ha incrementado en sus países.

También se suma la falta de empleo, que es la cuarta mayor preocupación en el mundo. Uno de los criterios que resaltan en la encuesta es que los inmigrantes restan fuentes de trabajo a los ciudadanos originarios de esos países.

La xenofobia crece en los principales destinos de migración de ecuatorianos

En 2023, el 71,2 % de las remesas llegó desde los Estados Unidos; un 17,3 % más altas de lo que se recibió en el 2022 (USD 1 000,6 millones). Le sigue España, que contribuyó con el 16,1 %, con un monto de USD 876,6 millones, lo que significó un aumento del 12,0% con respecto al año anterior.

Estos dos países concentraron alrededor del 87,3 % del total de remesas recibido en Ecuador. Y también constituyen dos de las principales naciones que creen que su economía se fortalecería si se controlara la inmigración. El 21 % de ciudadanos en Estados Unidos y España comparte este criterio.

Pero también se encuentran nuevos destinos a los que apuntan los connacionales. El 14 % de canadienses encuestados, por ejemplo, cree que debería reforzarse el control de la inmigración, mientras que en Australia, esta idea obtuvo el 12 % de respaldos.

Se trata de un fenómeno que, según el sociólogo Alejandro Cárdenas, han enfrentado los emigrantes ecuatorianos desde hace más de 20 años, cuando ocurrió una gran salida originada por el feriado bancario.

¿SABÍAS QUE?
Pero no se trata de una realidad que solamente enfrentan ecuatorianos, sino todo tipo de emigrantes. «Solo basta que la percepción de las economías de sus países sea peor que el de su país, para que los ciudadanos sean percibidos como una amenaza», dice el especialista.

Agrega que esto también ocurre en Ecuador. «En su tiempo fueron los colombianos, luego los cubanos. Ahora son los venezolanos los que son considerados una amenaza, por la mano de obra barata y por el aumento de la mendicidad«, señala.

Las dificultades para el envío de remesas

En el 2023, el 54,4% del total de remesas se canalizó mediante de bancos privados, con acreditación a cuentas y/o entrega en efectivo, señala el Banco Central. Los giros recibidos en ese año sumaron más de 17 millones, reflejando un aumento del 15,3 % en comparación con los registrados en 2022 (15 015 560 millones de giros).

Esto, sin embargo, no significa que el envío de dinero sea sencillo o poco costoso. El XIII Informe de Minsait Payments, sobre Tendencias en Medios de Pago, expone que este tipo de envíos entre países siguen siendo más lentos, costosos y opacos que los pagos domésticos. Además, presentan costos elevados, así como lentitud o falta de transparencia en los procedimientos.

Todo ello, aunque se prevé que los pagos transfronterizos se incrementen considerablemente en los próximos años. Según refleja el estudio, se espera que alcancen los USD 250 billones a escala mundial para el 2027; crecerán USD 100 billones en apenas una década.

Para ello, la inmediatez de las transferencias digitales más cotidianas (como el envío de remesas) es un requerimiento cada vez más fuerte para el sector. El estudio sobre Tendencias en Medios de Pago expone que la seguridad, la facilidad de uso, la gratuidad y la rapidez, son los principales factores que determinan la elección de un medio de pago.

El estudio insiste por esas razones en la necesidad de mejorar aspectos como la seguridad, y abre una ventana de oportunidad para los servicios en la nube o la aplicación de inteligencia artificial en la prevención del fraude.

Por:  Ecuavisa