Internacional

Las protestas en Chile y Líbano tienen algo en común: Todo comenzó con una gota que rebalsó el vaso

En el Líbano todo comenzó con el aumento de tarifa a las llamadas de WhatsApp. La gente salió a las calles y, para cuando el gobierno reaccionó, ya era demasiado tarde: se reunieron multitudes en contra de la corrupción política y la crisis económica. Tras marchar por 16 días, el primer ministro renunció.

Todo comenzó con una queja puntual que llevó a manifestantes a la calle, pero un descontento mayor los mantuvo ahí.

Las protestas al rededor del mundo han marcado la segunda mitad de 2019 y esta demostración de descontento ha comenzado con una chispa. En Chile fue el alza en el metro. En el Líbano fue un impuesto a las llamadas por WhatsApp. En Hong Kong, la ley de extradición.

Ahora esos destellos han incendiado movimientos más amplios, destapando inequidades más profundas, frustraciones y falta de autonomía que se remonta décadas atrás. Y la molestia pareciera que no va a cesar por lo pronto.

De hecho, alrededor del mundo, activistas están tomándose las calles en movimientos altamente organizados para decirle a sus líderes: “Esto no es suficiente”.

Expertos aseguran que estamos viendo un punto de inflexión de la gente ordinaria cansada de las medidas impuestas por los dirigentes.

Para que una chispa se convierta en algo más grande, se necesita “una mayor falta de confianza en la élite política, una sensación de crisis de autoridad y una amplia variedad de descontento“, dice John Chalcraft, profesor de London School of Economics and Political Science. Ese es el caso de Chile, Libano y Hong Kong, agregó.

Estudiantes toman nota
Los estudiantes ha jugado un rol clave en las protestas. En Chile, miles de estudiantes la semana pasada protagonizaron una campaña de evasión masiva en Santiago, inundando las estaciones de metro y saltando los torniquetes.

Pero el malestar es más que saltarse las tarifas del transporte, dicen los expertos. Es un reflejo de la rabia por los altos costos de vivir que se arrastran por años.

En 2011, los estudiantes chilenos también organizaron protestas masivas, en esa oportunidad por el costo de la educación. Los ticket de transportes no son lo mismo, dice Chalcraft, pero sigue siendo “demandas sociales y económicas” que reflejan una falta de equidad profunda en el país.

Pero para que el movimiento realmente se establezca, se necesitan más que sólo a los estudiantes. Se requieren vínculos con sectores más amplios de la población, añade Chalcraft.

A lo largo de los últimos siete días, manifestantes contra el gobierno en todo el Líbano ha entregado la mayor demostración que el país a entregado en casi dos décadas. Lo que tampoco termina en las fronteras de ese país.

Cada fin de semana, por más de cuatro meses, manifestantes anti gobierno y pro demócratas se han tomado las calles de Hong Kong. Mientras las demandas se han establecido, las protestas se han profundizado,algunas violentas y tácticas con la policía.

En Barcelona, independentistas han usado mensajes encriptados para comunicarse con sus contrapartes en Hong Kong, según Jullie Norman, profesor de Relaciones Internacionales de la University College London.

Protesta furiosas tomar lugar en Cataluña la semana pasada, disparadas por la sentencia de prisión a políticos independentistas el 14 de octubre. Norman dice que grupos hongkonenes y catalanes han compartido técnicas para lidiar con la policía.

“¿Por qué no hicieron eso antes?”
Pero incluso cuando los gobiernos han hecho concesiones en respuesta a las protestas, han hecho poco para quitarle el aliento a los movimientos.

Después de que Líbano eliminó el impuesto propuesto de WhatsApp a las pocas horas de comenzar las protestas, luego introdujo un ambicioso paquete de reformas, los manifestantes preguntaban “¿por qué no hicieron eso antes?”, recuerda Chalcraft.

Del mismo modo, el líder de Hong Kong, Carrie Lam, retiró en septiembre el proyecto de ley de extradición que habría permitido la extradición a China continental, que tiene una tasa de condenas del 99% y un historial de enjuiciamientos políticos.

Un mes después, las violentas protestas continúan paralizando partes de la ciudad y Lam parece reacia a abordar otras demandas centrales de los activistas, incluida una investigación independiente de la policía.

Mientras tanto, en nuestro país, la represión del gobierno ha visto tropas en las calles, trayendo recuerdos de la dictadura militar de 17 años del general Augusto Pinochet, sostiene Chalcraft. “Algunos dirían que es una reacción exagerada a las protestas en torno a los boletos de metro que ha intensificado la situación“, agregó.
Estas protestas generalmente comenzaron como “muy pacíficas, no violentas”, dijo Norman.

“Cuando vemos que las protestas a veces usan otras tácticas, a menudo eso es en respuesta a lo que introduce el estado”, agregó.

¿Qué quieres decir con éxito?
En términos de ese problema inicial que desencadenó cada movimiento, estas protestas han tenido éxito: Chile abandonó su alza de tarifas, Líbano canceló su cargo propuesto por WhatsApp e introdujo reformas y Hong Kong eliminó su proyecto de ley de extradición.

Por supuesto, eso no es lo que realmente envía a los manifestantes a las calles noche tras noche y esas batallas más amplias continúan.

En Chile, que tiene una de las tasas más altas de desigualdad en el mundo desarrollado, “ese tipo de estructura social tarda mucho más en desmantelarse“, dijo Norman.

Pero el hecho mismo de que tantas personas se hayan movilizado, plenamente conscientes de los riesgos para su seguridad, debe verse como un éxito, agregó.

“Todos los días, en todas partes, las personas presionan por sus derechos y por la igualdad en diferentes manifestaciones“, dijo Norman. Lo que es notable en este momento de la historia, dijo, es “el grado de movilización”.

Chile:
¿Qué esta pasando? Chile declaró el estado de emergencia en la capital, Santiago, después de protestas generalizadas provocadas por el aumento de precios propuesto para los boletos de metro hace poco más de una semana.

Al menos 18 personas han muerto en enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad. Tiendas y negocios han sido saqueados e incendiados, y las estaciones de metro vandalizaron y cerraron al público en manifestaciones generalizadas sobre los costos de vida y el aumento de la deuda en el país generalmente estable.

¿Cuál ha sido la respuesta del estado? El presidente Sebastián Piñera anunció la suspensión de la subida de precios el sábado. El martes, se disculpó por “décadas” de problemas acumulados y anunció una nueva agenda social y económica, pero hizo poco para calmar los disturbios

El gobierno ha respondido desplegando miles de policías y soldados armados para sofocar los disturbios, la primera vez que se desplegó el ejército desde que la dictadura militar de Pinochet terminó en 1990.

¿Cuál es el problema de fondo? Chile es uno de los países más ricos de América Latina, pero también tiene uno de los niveles más altos de desigualdad de ingresos en el mundo.

Muchos trabajos son informales o temporales, con jóvenes y mujeres entre los que más luchan por encontrar trabajo calificado y de calidad. Los llamados a una reforma económica más amplia sobre una serie de cuestiones, incluidas las pensiones, la atención médica y la educación pública, muestran las grietas en el progreso del país desde su transición a la democracia.

Líbano
¿Qué esta pasando? Cientos de miles de manifestantes han salido a las calles de todo el país para protestas contra el gobierno que comenzaron el jueves pasado.

Las protestas fueron provocadas por un cargo propuesto de 20 centavos por día por el uso del protocolo de voz sobre Internet (VOIP), una característica utilizada por WhatsApp, Facebook y otras aplicaciones.

Muy rápidamente, el impuesto VOIP propuesto se transformó en un grito de guerra más grande por la caída del gobierno y provocó las manifestaciones más grandes que el país ha visto desde marzo de 2005, cuando las protestas masivas terminaron con una presencia militar siria de décadas en el país.

¿Cuál ha sido la respuesta del estado? El gobierno ahora ha descartado los planes para el impuesto VOIP.

También aprobó un ambicioso programa que recorta los salarios de los funcionarios en un 50%, aplica grandes impuestos a las ganancias de los bancos, descarta nuevas propuestas de austeridad y busca detener grandes pérdidas financieras en el sector eléctrico, junto con otras medidas de reforma. Pero las reformas no parecen apaciguar a los manifestantes.

¿Cuál es el problema de fondo? La gente en el Líbano, ceder ante las tensiones de una economía en rápido declive, está apuntando a lo que ven como capitalismo de amigos. Las décadas de corrupción y la mala gestión del gobierno por parte de los líderes sectarios del país han tenido un precio demasiado alto, dicen los manifestantes libaneses.

Hong Kong
¿Qué esta pasando? Las protestas de Hong Kong comenzaron en marzo, pero comenzaron en serio en junio. Fueron provocados por la oposición generalizada a un proyecto de ley de extradición ahora archivado que habría permitido la extradición a China, pero desde entonces se ha expandido a demandas de democracia plena y responsabilidad policial.

¿Cuál ha sido la respuesta del estado? En septiembre, el líder de Hong Kong, Carrie Lam, anunció el retiro del proyecto de ley de extradición después de tres meses de protestas a gran escala, que sacudieron la ciudad y dañaron su economía. Eso, sin embargo, no detuvo las manifestaciones.

¿Cuál es el problema de fondo? Hong Kong pertenece a China, pero tiene su propia moneda, sistema político e identidad cultural. Muchos residentes de Hong Kong no se ven a sí mismos como chinos, sino más bien como hongkoneses.

En última instancia, los jóvenes hongkoneses están preocupados por la creciente invasión de China en la ciudad, y la amenaza percibida a las libertades no disponibles para los continentales chinos, como el derecho a protestar, el derecho a una prensa libre y un poder judicial independiente. Esto ha llevado a protestas regulares y cada vez más violentas en la ciudad generalmente pacífica, lo que resulta en más de 2,000 manifestantes arrestados hasta ahora.

CNN