Opinión

LAS PREOCUPACIONES DEL MASHY CORREA.

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil

antonioxaguirre@gmail.com

 

 

La gran preocupación del prófugo innombrable es que después de pocos días el mundo conocerá las megatónicas bombas ocultas en los teléfonos celulares y en una pequeña computadora portátil requisadas al tristemente célebre preso Jorge Glas Espinel (a) Vidrio, recuperada en la cárcel de mayor seguridad «LA ROCA», en la ciudad PUERTO GUAYAQUIL.

El intranquilo monstruo de los Andes ecuatorianos Rafael Correa Delgado (a) el Mashi, debe de estar consciente que el contenido podría hacer conocer al país y al mundo verdades no conocidas hasta ahora, que podrían complicar aún más las supuestas enfermedades de su binomio (a) Vidrio, que durante el periodo más largo, corrupto y sangriento del Ecuador gobernaron a favor de sus bolsillos y de las mafias mexicanas dirigidos por alguien de su misma calaña como (a) AMLO.

La irresponsabilidad del expresidente Correa es tan malévola y satánica de recomendar al presidente de México, que cómo represalia en son de guerra bloquee el Puerto de Guayaquil, traicionando a la ciudad que vio nacer, por lo tanto: LA MUY ILUSTRE MUNICIPALIDAD DE GUAYAQUIL Y TODOS SUS CONSEJALES DE SER POSIBLE EN UN CABILDO AMPLIADO LO DECLAREN COMO HIJO NO GRATO DE LA CIUDAD QUE LO VIO NACER.