Opinión

Las noticias eternas

Jorge Alania Vera     

Jorge.alania@gmail.com

 Desde Lima, Perú, para LA NACIÓN, de Guayaquil, Ecuador

Hay frases tan sabias y universales que en cualquier tiempo, lengua y latitud, constituyen noticias imperecederas. No morirán ni se olvidarán porque aluden a la naturaleza humana, a su íntima trama, a sus preguntas y a su destino. Quienes las dijeron por primera vez descubrieron una epifanía y pusieron un hito en la historia de la humanidad.

No es sencillo encontrarlas, porque hay muchas andando los siglos y las distancias. Y aunque toda selección sea relativa me aventuro a citar cinco  y pedirles a mis amables lectores, señalar la de su preferencia u otra que yo haya olvidado, enviando un correo a la dirección que se cita al final de esta columna.

Ser o no ser, esa es la cuestión. La frase es de Shakespeare y se refiere al dilema humano por excelencia en todo ámbito y edad, en todo lugar y circunstancia, siempre se trata de ser o no ser, la cuestión elemental de toda existencia.

Ojo por ojo, diente por diente. La frase es de Hammurabi, sexto rey de Babilonia. Es conocida también como la ley del Talión pero en el mundo entero se sabe que se refiere a la venganza.

Perdónalos porque no saben lo que hacen. La frase es de Cristo y figura en Lucas, 23, 34. Fue dicha en la cruz y es universalmente conocida como la primera de una serie de siete pronunciadas en el monte Calvario. El perdón es una de las esencias del cristianismo.

Sólo sé que nada sé. La frase es de Sócrates, filósofo griego  y se refiere a que la verdadera sabiduría conduce a la humildad y a que es tan vasta la vida y sus arcanos, que cuanto más se sabe, se es más consciente de todo lo que se ignora.

Un viaje de mil millas empieza con un paso. La frase es de Lao Tse y se asemeja mucho a otra de Confucio que reza: hasta las torres más altas empiezan en el suelo.

El dilema permanente del ser, el amor y el odio como constitutivos del quehacer humano,  el gesto redentor  desde una  cruz, el valor relativo del conocimiento y la experiencia, y la perseverancia como camino y meta, están tras estas frases históricas que resumen la cotidiana batalla con la vida y con la muerte que libramos todos.