Opinión

LAS MUJERES NO TIENEN HISTORIA, Y LOS HOMBRES NO TENEMOS MEMORIA.

Antonio Aguirre

antonioxaguirre@gmail.com

 

 

 

 

 

Este antiguo dicho no corre en el tristemente célebre caso del IESS, con otro de los acaudalados y prósperos prófugos de la ciega justicia que fue un gran bailarín político y uno de los todopoderosos del Correato, gracias a un refugio otorgado por el Estado Peruano logró mediante tretas legales evadir la extradición solicitada por la Justicia Ecuatoriana.

Quién sí está pagando los platos rotos es la persona de su confianza en la institución, me refiero a la Sra. María Sol Larrea además de su esposo y su cuñado, mientras el pájaro de alto vuelo se pasea libre como el viento por el puente de los suspiros en la ciudad de los Virreyes, Lima.

Cuatro son los delitos por los que está acusada la Sra. Larrea y la nueva Secretaria Anticorrupción Dora Ordóñez le pisa los talones con la justicia en la mano, faltaría por ver el comportamiento de los magistrados de justicia.

Otro de los olvidados de la justicia es Richard Espinosa destituido del IESS por la Contraloría General del Estado por responsabilidad administrativa culposa en un proceso investigado, como tiene buenos padrinos su renuncia fue aceptada y luego becado con su familia en el exterior.

La justicia debe ser igual para todos, mientras continuemos con los mismos vicios jurídicos y con la sapada criolla nada cambiará en un país saturado de corrupción.