Opinión

¿Las marchas serían condenadas y rechazadas?

Antonio Aguirre

antonioxaguirre@gmail.com

Mediante una convocatoria a los correos eléctricos de los asambleístas, la Asamblea Nacional, convocó para hoy a debatir y aprobar un proyecto de resolución de condena y rechazo a los actos violentos producidos en el país.

Como es de costumbre, el gobierno insiste en la ejecución de un golpe de Estado blando con el que intenta la derecha restaurada desestabilizar el régimen legalmente constituido, situación desmentida por la oposición que respetando la Constitución y el derecho a la resistencia, manifiestan su inconformidad por las nuevas leyes y la actitud no conciliadora del Presidente de la República.

Los hechos están demostrando que gran parte de la ciudadanía no confía en el diálogo convocado por el Gobierno, ya que están enseñando que los únicos que asisten a los diálogos son los simpatizantes de Alianza País y sus aliados.

El propio señor Presidente, en sus aburridas sabatinas, se encarga de seguir creando un Estado de beligerancia que fomenta una insospechada reacción de las dos partes en conflicto: oficialismo y oposición.

El primer Magistrado tiene el control absoluto de todos los poderes e instancias de la administración pública sin que la oposición tenga la oportunidad de opinar o hacer recomendaciones para un mejor funcionamiento del Estado.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.