Opinión

Las lluvias

Luis Hidalgo Vernaza

luishidalgov@gye.satnet.net

Con la llegada del invierno se dio inicio a la estación lluviosa no sólo en el litoral sino en todo el país. Nada nuevo para los ecuatorianos que estamos acostumbrados a soportar verdaderos diluvios y calores insoportables.

Pero más allá de la molestia que nos pueda causar los calores por un lado y la lluvia por otro, las mayores afectaciones están siendo las copiosas denuncias de corrupción y el preocupante endeudamiento agresivo del gobierno.

En lo que se refiere a la corrupción, todos los días los verdes Flex buscan nuevos chivos expiatorios en quien descargar la culpa. El festín con los dineros de los ecuatorianos está aún por revelarse.

El caso Odebrecht donde el gobierno trata de poner distancias a pesar de los informes del departamento de Justicia de los Estados Unidos y de los Papeles de Panamá, tienen aún mucho que revelar.

En lo relacionado a Petroecuador, los contratos firmados no sólo para la repotenciación de la refinería de Esmeraldas, sino los negociados con los créditos por los préstamos chinos garantizados con Petróleo, son aún grandes incógnitas supuestamente revisadas a medias por la Contraloría e investigadas tibiamente por la Fiscalía.

Una verdadera lluvia está significando los bonos del Estado emitidos por el gobierno a fin de conseguir desesperadamente solventar el presupuesto. Mil millones a una tasa usurera de 9,125% de interés se anunció por parte del Ministro genio de las finanzas.

El endeudamiento del Estado según el gobierno está en el 38,7 % del Producto Interno Bruto, cifra que, para todos los entendidos en materia económica, no es real.

Hasta la terminación del gobierno en mayo, deberemos soportar los ecuatorianos, no sólo la inclemencia del clima sino también la desesperación por la falta de recursos económicos consecuencia del desempleo y la poca inversión en el sector privado por la incertidumbre del futuro del país.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.