Economía

Las líneas navieras serían las principales causantes del actual desequilibrio en el transporte marítimo de contenedores

El Consejo Mundial del Transporte Marítimo, que agrupa a las líneas navieras, recientemente publicó un vídeo explicativo sobre los problemas de la cadena de suministro mundial en el que se refería a la complejidad de la cadena de suministro mundial y al desequilibrio que ha imperado en el último tiempo.

Jon Monroe, especialista de la industria marítima, portuaria y logístico, calificó el video positivamente, excepto por el «olvido» de un factor importante: «El desequilibrio fue creado por los buques». Para el analista la crisis que vive el sector no es tan compleja como se quiere hacer creer y señala que «la gestión descoordinada y desorganizada de los buques por partes dispares fue el catalizador de este problema, y sigue siendo el principal impulsor».

Según Monroe, en varios momentos de los últimos 10 días los puertos de Los Ángeles y Long Beach han tenido hasta 73 buques esperando fuera de los puertos. «Este desequilibrio de los buques es la clave de los problemas a los que nos enfrentamos hoy. La descoordinación de los cronogramas de los itinerarios de los buques entre las distintas líneas navieras, añadiendo buques aquí y allá, o sacando buques de sus itinerarios (blank sailings) es una gran parte del problema».

Puntualmente, indica que la adición de dos servicios por parte de MSC no ha ayudado, ya que «el aumento del tamaño de los buques por parte de las líneas también está empeorando las cosas», pero no ha sido la única línea en aumentar sus servicios, ya que últimamente se han añadido 23 nuevos servicios en la ruta Transpacífico entre julio de 2020 y julio de 2021.

Para Monroe las terminales simplemente no pueden manejar la capacidad de los buques. «Ahora tenemos entre 400.000 y 500.000 TEUs asentados fuera del puerto en lo que debería ser una estimación conservadora». Y aquí toca el punto fundamental de la crisis: «el equilibrio entre los buques y los contenedores es la clave de la normalización. Necesitamos un reajuste, no muchas más explicaciones de por qué está sucediendo esto».

Con un flete de 200.000 dólares por día para un buque de 4.000 TEU, destaca cómo los recursos de los consumidores siguen apuntalando los enormes beneficios de las líneas navieras. Según Drewry –cita el analista–, «los beneficios netos de la industria serán de 150.000 millones de dólares este año», pero de acuerdo con su apreciación particular la cifra puede ser mucho más alta y, por cierto, «no beneficiará a todo el sector, sino solo a las 11 principales líneas navieras mundiales».