Opinión

Las ideas de negocio no se buscan… ¡se generan!

José Moral Caballero

Jose.moralc@gmail.com

@josemoralc

Estoy seguro, aunque no tenga una estadística que me respalde, de que por cada minuto cada persona genera una idea de negocios. De estas ideas, miles deben morir en segundos, otras muchas deben durar años, pero son pocas las que logran trascender y esas son las que han cambiado la forma en la que vivimos.

Hace unas semanas escuché al Dr. Luis von Ahn, fundador de Duolingo y creador de los códigos Captcha y Recaptcha, contar cómo desde los siete años estaba buscando ideas que lo ayuden a crear un entorno sostenible. Este guatemalteco decía que se le había ocurrido crear un gimnasio donde todas las máquinas para hacer cardio estén conectadas a un generador eléctrico y con eso crear energía limpia en base al esfuerzo humano (voluntario). Con el pasar de los años, se dio cuenta de que la energía que obtendría sería mínima, por lo que su idea fue archivada.

Él entendió que no todo está perdido cuando una idea no funciona, por lo que conservó el principio básico: “Utilizar el esfuerzo humano (voluntario) para generar un beneficio para los demás” y lo aplicó a sus emprendimientos Captcha y Recaptcha, que son estos caracteres distorsionados que encontramos al final de cada formulario que sirven para comprobar que somos humanos. Él ideó la manera de que cada palabra que estemos escribiendo en estas aplicaciones ayude a la digitalización de libros para personas de escasos recursos, es decir, que con cada Captcha que digitamos, estamos escribiendo un libro y, de esta manera, pudo hacer progresar la idea que tuvo siendo apenas un niño de siete años.

Lo que debemos aprender de esta historia es que generar una idea y volverla realidad requiere paciencia y dedicación. A nuestras vidas llegan historias de cómo un joven Zuckerberg genera millones de dólares por día y, como sea, empezamos a buscar la forma en la que nos suceda algo similar, es decir, comenzamos la búsqueda de ideas de negocios. En ese momento estamos cometiendo el primer error: las ideas no se buscan, se generan para satisfacer una necesidad, entonces lo que debemos buscar son necesidades. Pensarán que esto suena altruista y noble, pero si una idea de negocio no satisface una necesidad existente está destinada al fracaso. Sé que algún estudiado en markenting me dirá que las necesidades hay que crearlas en el consumidor, pero yo lo debato diciendo que existen muchísimas necesidades insatisfechas, ¿para qué crear más?

Nos gusta pensar en grande, por eso nuestras primeras ideas estarán vinculadas a grandes necesidades. Nuestro trabajo no es descartarlas por ser grandes sino aterrizarlas a nuestra realidad porque, después de todo, las grandes compañías empezaron como pequeñas oficinas satisfaciendo necesidades puntuales de pocas personas, tal como un joven Steve Jobs empezó diseñando y armando trasmisores en el garaje de la casa de sus padres.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.