Ciencia

Las gafas de Microsoft pierden los cables

Las HoloLens serán completamente inalámbricas y su autonomía podrá superar las cinco horas de uso.

EEUU. Las gafas inteligentes de Microsoft, HoloLens, serán completamente inalámbricas y su autonomía podrá superar las cinco horas de uso, según ha confirmado la propia empresa esta semana en un evento celebrado en Tel Aviv.

Estas gafas electrónicas, anunciadas por primera vez el pasado año, serán las primeras enfocadas al emergente campo de la conocida como “realidad aumentada”, es decir, la mezcla de imagen sintética con la real. Con ellas puestas un arquitecto, por ejemplo, sería capaz de ver un modelo realista de un edificio en tres dimensiones representado sobre una mesa de trabajo o un obrero las tuberías y conductos eléctricos escondidos detrás de una pared. Microsoft cree que este producto tendrá también importantes aplicaciones en el campo del entretenimiento electrónico, permitiendo a los usuarios jugar a videojuegos utilizando los objetos físicos de la habitación como parte del escenario.

Hololens todavía tardará meses, o incluso años, en llegar al mercado. Staya Nadella, presidente de la compañía, sólo ha comunicado que saldrán a la venta “durante el ciclo de vida de Windows 10”, sin indicar una fecha aproximada. Aun así la empresa de Redmond comenzará en las próximas semanas a distribuir los primeros prototipos a los desarrolladores de aplicaciones, las empresas que se encargaran de crear las primeras aplicaciones y juegos.

Según Bruce Harris, evangelista tecnológico de Microsoft, varios detalles técnicos de estos prototipos podrían ser similares en los modelos finales. Hololens, por ejemplo, no necesitará estar conectado a un PC. Toda la potencia de cálculo y gráfica necesaria para crear las imágenes sintéticas que se superponen en el campo de visión real se generarán utilizando un procesador interno. Las gafas tampoco necesitarán ventiladores y su autonomía oscilará entre las 2 horas y media y las 5 horas y media dependiendo de la tarea elegida.

Las gafas podrán conectarse con todo tipo de productos mediante WiFi y Bluetoothy mostrar aplicaciones universales de Windows 10 Como ventanas flotantes que será posible mover y fijar en cualquier superficie. Estos objetos y ventanas sintéticas, sin embargo, sólo serán visibles en un área reducida del campo de visión, un rectángulo equivalente a mirar una pantalla de 15 pulgadas a unos 60 centímetros de distancia.

Aunque este año veremos varias gafas de realidad virtual en el mercado, Microsoft sólo tiene en el campo de la realidad aumentada un competidor, Magic Leap. Esta empresa, que cuenta con Google entre sus inversores, planea lanzar un dispositivo similar a HoloLens en los próximos meses. (El Mundo/La Nación)