Internacional

Las fuerzas rebeldes apoyadas por Turquía liberan Yarábulus de manos de Daesh

Al menos un combatiente del Ejército Libre Sirio ha muerto, según la agencia turca Anadolu. El Gobierno turco ha pedido a EE.UU. que retire su apoyo a los kurdos, a los que Biden ha pedido que retrocedan al este del río Eufrates

TURQUÍA. Las fuerzas rebeldes apoyadas por Turquía han tomado ya la ciudad de Yarábulus, controlada hasta ahora por el Daesh, y se han hecho con el control de cuatro localidades en el norte de Siria, según ha informado la agencia Anadolu. Esta ofensiva, de unas doce horas, se ha cobrado la vida de un combatiente del Ejército Libre Sirio. Según imágenes difundidas por miembros de las fuerzas rebeldes el autodenominado Estado Islámico ha «cedido» y la localidad se encuentra desierta.

Intenso fuego de artillería, bombardeos de cazas. 20 tanques turcos ya han entrado en Siria, así como los comandos de las fuerzas especial del Ejército, conocido como ‘boinas burdeos’, ya han invadido territorio sirio, según ha informado la agencia Reuters. También se ha informado de que EE.UU. dará cobertura aérea a la incursión turca en Siria. La YPG ha criticado la incursión y ha asegurado que los turcos caerán derrotados.

Un comandante rebelde del grupo Failaq al Sham, que ha pedido el anonimato, ha indicado a Reuters que la mayoría de los milicianos de Daesh en Yarábulus se han marchado y algunos se han rendido.

«Los combatientes de Daesh se han retirado de varias localidades de los alrededores de Jarablus y se dirigen al sur hacia la ciudad de Al Bab», ha explicado el comandante de Failaq al Sham.

Un total de 46 milicianos de Daesh han muerto hasta el momento en la operación, que busca hacerse con el control de la localidad fronteriza de Jarablus, según la agencia Dogan.

Además, cinco soldados turcos murieron hoy en dos ataques separadosperpetrados por supuestos comandos del Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), según informa el diario Sabah. Cuatro militares murieron abatidos en un emboscada en el distrito de Lice, en la provincia de Diyarbakir, en el sureste del país. Un quinto soldado falleció al ser alcanzado por una mina durante un operativo militar contra unidades del PKK en la provincia de Bingöl, en el este de Turquía.

En un tercer incidente, tres soldados fueron heridos por esquirlas de cristal al estallar una mina al paso de una furgoneta de la gendarmería en el municipio de Kemer, en la turística provincia de Antalya, si bien se desconocen los autores de este atentado y sus motivos.

La operación comenzó a las 04:00 horas de la mañana, hora local (una más que en España), con un intensas ráfagas de fuego de artillería. En concreto, según ha informado la cadena NTV, se llegaron a lanzar 224 morteros contra 63 objetivos y Dos horas después comenzaban los ataques aéreos de los cazas F-16 turcos. Es la primera vez que aviones turcos golpean en el norte de Siria después del derribo de un caza ruso en noviembre de 2015.

La operación todavía no ha terminado. Los morteros de Daesh continúan golpeando la cercana localidad de Karkamis, donde las tropas turcas están estacionadas. Durante la jornada de ayer los yihadistas incrementaron el lanzamiento de estos proyectiles, que también alcanzaron la ciudad de Kilis.

Objetivo turco: hacer retrodecer a Daesh y kurdos

El ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Çavusoglu ha manifestado que la operación contra Daesh en el norte de Siria supondrá un punto de inflexión en la lucha contra el grupo terrorista. El ministro ha añadido, además, que las autoridades de Turquía esperan que la intervención militar acelere el retroceso de los milicianos de la región del norte de Alepo. «No necesitamos luchar contra los mosquitos si lo que hacemos es destruir el pantano y acabar así con las amenazas contra Turquía», ha aseverado. Ayer Çavusoglu, había avanzado ayer que Turquía «apoyaría con todos los medios» la operación contra Daesh en Yarábulus.

El objetivo de la ofensiva es «limpiar la zona de elementos terroristas» y «garantizar la seguridad en la frontera turca», según fuentes militares citadas por la agencia semioficial Anadolu. Estas mismas fuentes han señalado que la operación también responde al deseo de Turquía de mantener «la integridad territorial de Siria», lo que parece una velada referencia al avance de las tropas kurdosirias de las YPG (Unidades de Protección Popular).

Turquía ha repetido anteriormente que no permitiría que los kurdos crucen «al oeste del Eufrates» y unan los dos cantones que ya administran los kurdos en el norte de Siria. La ofensiva sobre Yarábulus responde a esta premisa de Ankara. Los analistas, de hecho, creen que este ataque por parte del Ejército turco responde a los avances de las YPG kurdas desde la ciudad siria de Manbij, a unos 30 kilómetros al sur.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, afirmó hoy que uno de los objetivos de la incursión militar llevada a cabo por su Ejército contra la ciudad siria de Yarábulus es proteger la unidad territorial de Siria.

La operación se dirige «contra organizaciones terroristas en Siria como el Estado Islámico (EI) y el PYD», agregó el presidente turco, en referencia al segundo grupo a las milicias kurdosirias YPG, respaldadas por Estados Unidos.

«Si hace falta se utilizarán todas las posibilidades, incluso la de tomar acciones, para proteger la unidad territorial de Siria», prometió Erdogan en un discurso ante un organismo de atención a discapacitados, televisado en directo por la emisora NTV.

«Estamos decididos a garantizar el derecho de que ese país sea gobernado por su propio pueblo. Dejemos que el pueblo sirio decida sobre el gobierno sirio», señaló.

«Pero eso, ellos no lo soportan. No lo conseguirán, no trocearán nuestra nación, no harán caer nuestra bandera, no despedazarán nuestra patria, no destruirán nuestro Estado, no acallarán nuestras llamadas a la oración», añadió el presidente, sin aclarar a quién se refería.

Críticas del régimen y de los kurdos

El régimen sirio calificó hoy de «violación flagrante de su soberanía» la ofensiva lanzada por el Ejército turco contra la población siria de Yarábulus, y pidió su cese “inmediato”.

«La lucha antiterrorista sobre el terreno sirio de cualquier parte tiene que coordinarse con el Gobierno y el Ejército sirio», dijo una fuente del Ministerio de Asuntos Exteriores, citada por la agencia oficial SANA.

El portavoz de las YPG, Redir Xelil, ha calificado la incursión como una«descarada agresión a los asuntos internos sirios». Mientras, el líder kurdo, Saleh Moslem, ha criticado la incursión en su cuenta de la red social Twitter y ha asegurado que «Turquía será derrotada en Siria como Daesh».

EE.UU. pide a los kurdos que se retiren

El vicepresidente estadouniense, Joe Biden, ha comparecido en su visita oficial a Turquía para pedir a los rebeldes kurdos del YPG que se retiren al este del río Eufrates para retener el apoyo estadounidense tras su captura de la ciudad de Manbij.

El anuncio se ha hecho en su comparecencia con el primer ministro turco, Binali Yildirim, en la que ha pedido a Estados Unidos reconsiderar su apoyo a las fuerzas kurdas del YPG, a las que consideran como terroristas desde el Gobierno turco. (ABC/La Nación)