Economía

Las exportaciones ecuatorianas a China pagan hasta 30% de arancel

El ingreso de productos ecuatorianos al mercado de China está actualmente limitado por la imposición arancelaria que rige.

La oferta exportable paga anualmente cerca de USD 140 millones por aranceles, que son de hasta el 30%, según información de la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor).

Es por esta razón que productos ecuatorianos bandera, como el camarón, el banano o las rosas, se vuelven menos competitivos y atractivos para el país asiático.

Por ejemplo, las exportaciones de banano hacia China pagan 10% de arancel. Esta es una de las razones que, en un panorama de pandemia y con problemas en los fletes, ha contraído las exportaciones del producto hacia ese destino en un 35%, según Richard Salazar, director de la Asociación de Comercialización de Exportadores de Banano (Acorbanec).

En el caso de la exportación de camarón, el arancel es del 2% desde este 2022, ya que hasta diciembre del año pasado fue de 5%. Pese a ello, cerca de la mitad de las exportaciones de camarón se dirigió al mercado chino en 2021, con un crecimiento del 9% frente a lo exportado en 2020.

Aunque China es un productor de alimentos, tiene un gran flujo de importación debido a su alto nivel poblacional, que alcanza los 1 400 millones de habitantes. Es ahí donde ha encontrado un buen proveedor en Ecuador.

Pero las imposiciones arancelarias vuelven al país menos competitivo frente a otros socios comerciales del gigante asiático: como Filipinas, que exporta banano sin pagar aranceles, o India y Vietnam, que tienen preferencias arancelarias para el envío de camarón.

De todas formas, China es el segundo destino de las exportaciones ecuatorianas no petroleras, que entre enero y noviembre de 2021 crecieron 5% en comparación a igual periodo de 2020.

El presidente Guillermo Lasso viajó la semana pasada hacia ese país, para abordar temas de interés conjunto, entre ellos el comercial.

En ese contexto, el Mandatario mantuvo una reunión con su par chino, Xi Jinping, en la que suscribieron un memorando de entendimiento para firmar un tratado de libre comercio, que se espera se concrete antes de acabar 2022.

Xavier Rosero, vicepresidente de Fedexpor, recalcó que un tratado comercial debe consolidar y expandir el acceso de la oferta que ya está ingresando a ese país.

En ese sentido, Salazar recordó que cuando se concretó el acuerdo con la UE, el bloque incrementó inmediatamente las importaciones de banano ecuatoriano y desde ahí se ha mantenido la preferencia. Eso es lo mismo que se espera lograr con el acuerdo con China.

Para José Antonio Camposano, presidente del Directorio de la Corporación de Gremios Exportadores del Ecuador (Cordex), se debe buscar que las negociaciones garanticen mejores condiciones arancelarias y se tomen en cuenta las asimetrías y sensibilidades para lograr ventajas en el acuerdo.

Mientras se dan los primeros pasos para este tratado comercial, el canciller Juan Carlos Holguín explicó que se busca la apertura del mercado chino para productos ecuatorianos que aún no se exportan al país asiático, sobre todo los de la oferta de agroexportación.

Rosero indicó que hay potencial en el comercio de frutas frescas, como la pitahaya, y productos elaborados listos para comer, como conservas de frutas o vegetales.

Refin es una empresa dedicada a la producción y exportación de frutas tropicales, que en algún momento estuvo interesada en exportar a China. Aún no lo ha logrado, debido a las imposiciones arancelarias y a los aspectos logísticos, ya que se requiere de navieras que lleven los productos en menos de 20 días, para evitar que se malogren. Los fletes aéreos a ese país son caros y escasos.

El gerente Bernardo Malo dijo que un acuerdo comercial debe contemplar todos estos aspectos para garantizar que sea beneficioso para las empresas ecuatorianas.

Según Fedexpor, menos del 40% de la oferta exportable del país está cubierta por acuerdos comerciales; mientras que en países competidores como México, Chile, Perú o Colombia alcanza el 90% de sus exportaciones, que no paga arancel.

Con un acuerdo comercial con China, Ecuador pudiera ampliar su cobertura al 58% y cubrir un 18% del valor actual de sus exportaciones no petroleras.

 

 

 

 

EL COMERCIO