Opinión

LAS DECLARACIONES DEL PRESIDENTE

Ing. agro. Brenda Mendoza Pimentel.

MSc Manejo de Recursos Naturales Renovables

FORO AGROPECUARIO ECUATORIANO LAS DECLARACIONES DEL PRESIDENTE.

 

 

Estoy un poco absorta pensando en las supuestas declaraciones del presidente a un medio de EE. UU., de verdad que yo creo que sus palabras han sido sacadas de contexto. No es posible que una persona dé papaya a sus adversarios políticos (como se dice vulgarmente). Por otro lado, también he pensado que muchas de las frases dichas fueron puro sarcasmo (interpretado al estilo del periodista); no todo mundo entiende el sarcasmo o el humor negro. Independiente de la opinión que el gobernante tenga de sus homólogos presidenciales, está la intención del redactor en sembrar cizaña y continuar degradando nuestra imagen como país, que ya está tan venida a menos por el tema delincuencial que se atraviesa en los actuales momentos.

Además, me parece que hay mucha mala intención detrás del reportaje, umm… huele mal todo este alboroto, y yo me pregunto: ¿alguien podría haber invertido en difamar al mandatario ecuatoriano? ¿entonces, quién o quiénes se ocuparían de algo tan terrible? De paso expresar que lo quieren declarar loco, esto sí es demencial. Ecuador no necesita más embrollos ni formas sectarias, hay que reaccionar, si hace falta poner actitudes que se haga, pero no podemos seguir en este desconcierto que nos está volviendo paranoicos.

En Ecuador somos más que algunos políticos sinvergüenzas que se obsesionan con el poder y la llevadera de fondos públicos; paren ya, recordar que nos diferenciamos de los animales porque tenemos el don de la palabra; el diálogo es la clave, la limpieza mental; no permitamos que unas prácticas de política erróneas o equivocadas nos sigan derrumbando como nación. En alguien debe caber la cordura.

Ahora bien, al mandatario le convendría un aprendizaje de esta calamitosa situación, primero que nada, más prudencia para dar declaraciones (pensar antes de hablar y no hablar y después pensar), así mismo leer entre líneas y darse cuenta de que una golondrina sola no hace el verano; él requiere trabajar consensuando con los “respetables asambleístas” para que exista gobernabilidad, y no confiarse de los halagos o lisonjas de los que están cerca y por cuidar su carguito solo echan flores. De modo que mantenerse alerta, Presidente.