Realidades

Las cenizas de La India María reposan en su casa

El director descartó la posibilidad de realizar una cinta sobre la vida de su madre, porque aseguró que a ella no le hubiera gustado y desconoce qué hará con el traje de La India María.

MÉXICO. Los restos de la actriz María Elena Velasco, quien cobró fama por interpretar el personaje de La India María, fueron cremados el domingo por la mañana en la misma agencia funérea donde fue velada.

Alrededor de las 10:00 horas, el cuerpo fue trasladado al crematorio y tres horas después, las cenizas fueron entregadas a sus familiares.

Iván Lipkies, hijo de Velasco y director de las últimas cintas que protagonizó, La Hija de Moctezuma (2014) y Las Delicias del Poder (1999), declaró que por lo pronto se llevará las cenizas a su casa y después la familia decidirá qué hacer con ellas.

“Es muy normal que en cualquier familia, con el paso del tiempo, decide uno qué hacer. Lo más lógico será llevármelas a casa. A veces están en una casa, a veces en otra, arriba de un mueblecito”.

“Posiblemente un día decidamos esparcirlas en el viento en algún lugar que le gustara”, expresó el cineasta en entrevista.

La actriz, quien falleció la madrugada del viernes en su domicilio, a los 74 años de edad y a causa de un cáncer de estómago, no dejó ningún proyecto pendiente o algún deseo por cumplir.

Hasta el momento se desconoce si se le hará un homenaje póstumo, aunque Lipkies lo considera innecesario, porque su mamá no los disfrutaba.

“No le gustaban, le salía urticaria, le salían ronchas y le dolía la palabra homenaje. Mi mamá fue generosamente favorecida a lo largo de su carrera. Recibió Diosas de Plata y reconocimientos que disfrutó y aceptó con gusto, pero llegó el momento que fue suficiente y ya no le llamaba mucho la atención”.

Lipkies reconoció que la mayor enseñanza que le heredó a su madre fue el amor al trabajo, pues pese a que no tenía exposición en cine y televisión, la actriz nunca dejó de trabajar en shows privados y en pueblos, además que nunca descuidó su labor de madre.

“Su prioridad en la vida y su gran pasión y amor fue el trabajo y no descuidó ningún aspecto de su vida, era una mamá normal que nos ponía atención. En algún momento de su vida se convirtió en mamá y papá y estaba atenta de la casa, al quehacer y a las compras”, recordó. (Internet/La Nación)