Ciencia

Las apps para cuidar la salud pueden perjudicarte

La salud digital es un gran negocio. Pero también despierta muchas dudas.

Consiste en utilizar la tecnología para ayudar a prestar asistencia sanitaria. Incluye, entre otras cosas, las aplicaciones de salud y los microchips implantados.

Se espera que en 2024 el mercado de la salud digital tenga un valor de US$379.000 millones en todo el mundo, un salto más que considerable comparado con su valor en 2017: US$71.000 millones, según la consultora Global Market Insights.

Se estima que en Google Play y Apple Store hay más de 200.000 aplicaciones de salud disponibles.

«A través de sensores, dispositivos de rastreo y otras herramientas de recolección de datos, podemos identificar tendencias, anomalías u otros factores ambientales o físicos que podrían afectar la forma en que tratamos y gestionamos las enfermedades, y en última instancia, mejorar la vida de las personas«, afirma John Bardi, vicepresidente de desarrollo de negocios de medicina digital de la compañía farmacéutica Otsuka.

«Pero esa promesa conlleva una enorme responsabilidad«.

Las dudas van desde la ética hasta la seguridad de los datos. Pero, ¿cómo podrían perjudicarte estas aplicaciones?

1. Podrías terminar pagando más por tu seguro de vida

En septiembre pasado John Hancock, una de las compañías de seguros más grandes y antiguas de América del Norte, causó un gran revuelo.

La compañía anunció que a partir de ahora trabajaría solo con pólizas «interactivas», que controlan la condición física y los datos de salud a través de dispositivos wearable (los que se incorporan a la ropa, por ejemplo) y teléfonos inteligentes.

Explicaron que recompensarían a los clientes que llevaban estilos de vida más saludables con descuentos y obsequios. Se basaron en estadísticas que muestran que los titulares de pólizas interactivas viven entre 13 y 21 años más que otras personas aseguradas.

Pero algunos expertos en seguros advirtieron de que esta decisión podría hacer que las aseguradoras utilizaran los datos obtenidos para castigar a los clientesque no cumplieran con los objetivos, e incluso cobrar más a aquellos que optan por las pólizas interactivas.

BBC