Actualidad

Las acusaciones entre el Gobierno y la Conaie escalan a puertas de la consulta

En las últimas semanas la fricción entre el Gobierno y la Conaie ha ido escalando y el tema en discusión es la minería. La hostilidad llegó al punto que tras un plantón en Quito, Leonidas Iza llamó miserable al presidente Daniel Noboa.

En medio de una manifestación antiminera, Leonidas Iza, llamó «miserable» e «ignorante» al presidente Daniel Noboa. Al día siguiente, sin mencionarlo, el Presidente pidió a la ciudadanía que no permita que «un grupo pequeño de conchudos y atrasa pueblos quieran parar el desarrollo».

En algo más de cuatro meses, desde la posesión de Noboa, el presidente de la Conaie y el Jefe de Estado han mantenido pocos intercambios, aunque en un tono más recatado. Pero en marzo, la inversión minera impulsada por el Gobierno ha provocado la reacción del movimiento indígena. Aunque hubo una pequeña manifestación el 26 de marzo en Quito, el epicentro del conflicto minero está en Palo Quemado, una pequeña parroquia de 1.000 habitantes en Cotopaxi, donde surgieron enfrentamientos por el rechazo al proyecto minero La Plata.

Iza pidió a las comunidades indígenas que saquen la minería de sus territorios «con lucha y resistencia», algo que han enfrentado todos los gobiernos de turno. Con apenas cuatro meses en el cargo, este se perfila como el primer conflicto abierto de Noboa con la Conaie. Y se da en medio de la consulta ambiental que lleva adelante el Ejecutivo en la zona, proceso que es rechazado por el movimiento indígena, y frente al cual la Conaie presentó una demanda de inconstitucionalidad ante la Corte Constitucional.

El movimiento indígena anunció que mantendrá una asamblea antiminera, para definir la radicalización de medidas y analizar un levantamiento. Pero la escalada de acciones en Palo Quemado ya suma, hasta el 27 de marzo, nueve civiles y 37 uniformados heridos. Según el Ministerio de Gobierno, «actores ajenos a la zona buscan sembrar el caos e inestabilidad, generando enfrentamientos entre la comunidad y las fuerzas del orden».

Mientras que la Conaie sostiene que existe represión y violaciones a los derechos humanos por parte de los uniformados. Estas acciones y discursos, del Ejecutivo y del movimiento indígena, toman fuerza a pocos días de que arranque la campaña electoral por la consulta popular y referendo, impulsada por el presidente Noboa.

Los cruces previos

No es la primera vez que el presidente de la Conaie forma parte de un cruce de comentarios y ahora epítetos con un Mandatario. Sucedió con Guillermo Lasso y Lenín Moreno, quienes enfrentaron un paro nacional. Pero, Iza y Noboa habían cruzado directas o indirectas en pocas ocasiones.

La primera fue una semana después de que el Daniel Noboa llegar al poder. A finales de noviembre de 2023, el líder indígena criticó la propuesta de condonación de deudas presentada por el Gobierno ante la Asamblea Nacional. El 8 de enero de 2024, Iza advirtió a Noboa que la revisión del precio de los combustibles, para la focalización que pretende el Ejecutivo, sería «una chispa para una movilización» contra su Gobierno.

El 23 de enero, el Mandatario desafió al representante de la Conaie a que participe en las elecciones presidenciales de 2025, para que entonces pueda «imponer medidas económicas». Noboa dijo que Iza estaba «bravo» y exigiendo la instalación de una mesa de diálogo.

Tres días después, el líder indígena acusó al Jefe de Estado de mentir en esas declaraciones, pues aseguró que solo estaba opinando «lo que corresponde en nuestro campo» y agregó que la Constitución garantiza la libertad de expresión y el derecho a la resistencia. Ahora, debido a la coyuntura minera, las acusaciones han ido escalando.

En entrevista con Ecuavisa, el 20 de marzo, Iza afirmó que el presidente Noboa «tiene intereses mineros» y especificó la participación del Grupo Noboa en los proyectos Curipamba, Pijilí y Santiago, de Adventus Mining Company. Después de los incidentes en Palo Quemado, Iza reiteró que el Mandatario debe dejar de mentir y agredir a la población, «Ecuador no es una de sus haciendas o empresas».

Fuente:  PRIMICIAS