Ciencia

Las 5 mejores bebidas naturales para tratar la gastritis

Si bien estas bebidas suelen ser recomendables para todos, es importante que compruebes cuál es la que mejor te sienta y, en caso de no tolerarla, optar por otros remedios.

ESPAÑA. La gastritis se considera como el trastorno más común del sistema digestivo. Y, si bien es cierto que todos la hemos sufrido en algún momento, también hemos de tener en cuenta que hay pacientes que sufren de gastritis crónica, la cual limita mucho su calidad de vida.

Esta dolencia tiene su origen en una irritación de la mucosa gástrica derivada de unos malos hábitos alimenticios o, debido a una bacteria, siendo esta causa la más común.

En ocasiones, incluso determinados medicamentos también pueden producir este problema, de ahí la importancia de consultar siempre con nuestros médicos qué consecuencias puede traernos algunos tratamientos.

Como tenemos claro que ninguno de nosotros estamos a salvo de sufrir una gastritis en algún momento, te invitamos a probar una serie de jugos y licuados que nos ayudarán a aliviar el dolor y, sobre todo, a mantenernos nutrido en esos días en que apenas nos apetece comer.

Licuado de papaya: El jugo de una papaya que no esté muy madura dispone de activos naturales capaces de aliviar la gastritis. Es muy saludable para reducir tanto la inflamación estomacal como el dolor ocasionado por posibles úlceras.

Con esta bebida encontrarás alivio para tu gastritis y obtendrás buenos nutrientes. Ideal para tu almuerzo o cena.

Zumo de pera y plátano: Es posible que te sorprenda ver el plátano en nuestra propuesta. Por ello, es necesario matizar algunos aspectos. Podemos utilizar plátanos que no estén muy maduros, así como bananos (éstos últimos resultan más energéticos).

Ambos contienen enzimas capaces de tratar la inflamación de la mucosa gástrica. E incluso se sabe, gracias a un estudio realizado en Reino Unido, que el plátano verde dispone de una sustancia llamada leucocianidina, capaz de tratar las úlceras y de reducir inflamaciones.

Ahora bien, si tu experiencia general con los plátanos o bananas es negativa, no lo tomes. Limítate al zumo de pera. Cada cuerpo es único y no a todos los organismos les sientan bien las mismas cosas.

Agua con miel por las mañanas: ¿Aún no has probado este excelente remedio? No solo nos va a servir para curar la gastritis, sino que, además, hará todo esto por nuestra salud general:

Fortalecerá nuestro sistema inmunológico, reduciremos inflamaciones, gracias al agua con miel, limpiaremos bacterias y toxinas de nuestro organismo. Además aumentaremos las energías, limpiaremos el tracto digestivo y mejoraremos la función del intestino y destruiremos microorganismos nocivos.

El agua debe estar tibia, no excesivamente caliente, pero nunca fría. Es a esta temperatura como la miel se va a disolver mejor, y de esta forma también será más efectiva en un estómago vacío. Vale la pena probarlo.

Agua curativa de coco: El agua de coco tiene propiedades antibacterianas que nos van a ayudar a eliminar elementos nocivos del sistema digestivo. Además, nos va a permitir estar hidratados en todo momento, algo muy importante cuando padecemos gastritis.

El agua de coco es una bebida excelente que nos sirve como alternativa a las bebidas isotónicas que mucha gente suele tomar durante estas dolencias.

Lograremos reducir la acidez estomacal y notaremos un mayor bienestar combatiendo incluso los clásicos calambres abdominales.

Licuado de aloe vera y zanahoria: La aloína presente en el aloe vera nos va a permitir reducir la inflamación de las mucosas del tracto digestivo ocasionado por la gastritis. Este licuado es un remedio sencillo y eficaz que deberías tomar cada mañana.

Combinar la zanahoria con el aloe nos aportará una bebida rica en nutrientes y aminoácidos para empezar el día del mejor modo posible.

Lo tendrás hecho en pocos minutos. Empezaremos retirando la pulpa de la penca del aloe vera, una cucharada. La introducimos en la licuadora, junto con ese vaso de agua y la zanahoria limpia y dividida en varios trocitos.

Obtén una bebida homogénea y sin grumos y bebe antes de tu comida principal del día. Te irá muy bien. (Internet/ La Nación)